A Días de la Celebración Jubileo de Schoenstatt

 

Revista con memoria - Foto columna pag 11

Se celebra un acontecimiento histórico, una irrupción de Dios, de carisma  Mariano.

El 18 de octubre de 1914, el Padre José Kentenich con un grupo de  jóvenes seminaristas, le pidieron a la Virgen María que se estableciera en su Capillita en el  Valle de Schoenstatt – Alemania y desde ahí los educara y transformara en hombres nuevos, libres, fuertes y  sacerdotales  para responder a los desafíos que ellos tenían que enfrentar en esos momentos.

Se festeja con gozo y alegría este tiempo de Dios, un tiempo de gracias para el Movimiento. Es un año donde la misericordia de Dios  se hace presente, ya que tenemos mucho que reparar  por las faltas de estos 100  años  de historia. .

El Santo Padre Francisco  ha concedido las gracia  de la indulgencia plenaria  durante  este  año a todos  los  Santuarios  de Schoenstatt, por eso   los invitamos a  nuestro Santuario de  Ayinrehue  y aprovechar esta    oportunidad que nos concede Dios.

Celebramos  mirando los desafíos que se nos plantean en los próximos 100 años.

Un Jubileo mira la historia pero, sobre todo mira el futuro y es así que queremos  aportar nuestro carisma  mariano, familiar, laical a la Iglesia y responder a los desafíos que nos plantea la sociedad de hoy.

Nuestra misión  continúa realizándose y aun falta mucho por hacer. Nuestro Fundador  nos legó muchas enseñanzas y, especialmente,  a descubrir  al  Dios Providente,  él nos decía “ hay que caminar con la mano en el pulso del tiempo y el oído en el corazón de Dios “.