CAMFRAMISCA en la Misión Boroa

 

camframiscaUn nuevo Campamento Franciscano Misionero Catequista, – CAMFRAMISCA-, se está realizando por estos días en la Misión Boroa junto a las Hermanas y Jóvenes Misioneros Catequistas.

Este campamento es una instancia de poder experimentar al estilo de Francisco y Clara de Asís, un profundo encuentro con Dios en el mundo de hoy, en donde se brinda la oportunidad de convivir bajo los pilares franciscanos durante una semana.

Asisten jóvenes de diferentes lugares de nuestro país, donde las Hermanas realizan su labor pastoral al servicio del Reino de Dios y donde los jóvenes Misioneros son testimonio de la espiritualidad, tales como: Temuco, Coronel, Lota, Nueva Imperial, Cañete, Panguipulli, Pitrufquén, entre otros. En esta ocasión acompañan espiritualmente los Sacerdotes  Fernando Torres (Parroquia Santísima Trinidad de Temuco) y Luis Barrientos (Parroquia Sagrado de Corazón de Jesús de Traiguén), quienes brindaron la oportunidad de celebrar la Eucaristía diaria apoyándose en el transcurso de esta experiencia de Fe.

La hermana Carmen Ñanco, misionera Catequista, expresa su sentir señalando que: “Hemos sido testigos de cómo la Gracia de Dios ha actuado en cada uno de los jóvenes y quienes formaron el Equipo Coordinador, lo cual nos llena de una profunda alegría el descubrir como Dios se manifiesta en nuestras vidas, saliendo a nuestro encuentro como lo hizo con la mujer Samaritana, entrando en diálogo, devolviéndonos la dignidad e invitándonos a anunciar de que él es el Cristo, el que había de venir purificando nuestros cántaros con esa agua viva… Agradecemos a Dios la asistencia del Espíritu Santo y las oraciones que diferentes personas realizaron para con nosotros, permitiéndonos encontrarnos y reencontrarnos con Jesús, Vivo y Sacramentado”.

Agrega además: “Desde ya, nos comenzamos a preparar con la oración para el próximo CAMFRAMISCA 2015, para que así nuevos jóvenes puedan vivir esta experiencia de encontrarse con Cristo en sus vidas, el único que quita los pecados del mundo y sana nuestros corazones…Porque estamos llamados a ser Lío, a salir de nuestras comunidades para estar al servicio del Reino que está aquí y ahora, regalándonos la oportunidad de amar, porque no vale la pena seguir a Cristo, sino que vale la vida y no un vida cualquiera, sino la vida eterna.”