Campaña de oración y solidaridad junto al pueblo filipino

009 afiche filipinas

En la cuenta corriente de Caritas Chile y en misas del 7 y 8 de diciembre se recolectará dinero para ayudar a comunidades afectadas por el tifón Haiyan.
Un llamado a toda la comunidad nacional a solidarizar con el pueblo filipino, que se encuentra sufriendo las graves consecuencias del tifón Haiyan, hizo la Conferencia Episcopal de Chile (CECh), al lanzar una campaña de oración y ayuda solidaria a través de la red de Caritas Chile.

Acogiendo el vivo interés que el papa Francisco ha expresado por las secuelas de esta catástrofe, sobre todo en los grupos más vulnerables, el presidente de la Conferencia Episcopal, Mons. Ricardo Ezzati, invitó a la comunidad a intensificar su oración por los hermanos de Filipinas, “colocando esta intención especial en el rezo del Mes de María, pidiendo la compañía y protección de nuestra Madre para estos hermanos nuestros”.

Por su parte, el presidente del Área Pastoral Social Caritas de la CECh, Mons. Pedro Ossandón, sostuvo que “el compromiso de la Iglesia con gestos de fraternidad hacia el pueblo de Filipinas es un modo efectivo de contribuir a globalizar la solidaridad”.

Colecta especial en misas del 7 y 8 de diciembre   

La Conferencia Episcopal ha invitado a realizar en todas las parroquias del país una colecta especial al finalizar las misas del sábado 7 y domingo 8 de diciembre, cuyos recursos se destinarán a las familias y comunidades de Filipinas directamente a través de la red de Caritas Internacional.
Aportes en cuenta corriente     
Caritas Chile recibe los aportes de personas y comunidades a través de depósitos y transferencias electrónicas:

Cuenta Corriente 117-01 del Banco de Chile.

Razón social: Caritas Chile.
RUT: 70.020.800-1

E-mail para confirmación: comunicaciones@caritaschile.org

La situación en Filipinas

El súper tifón Haiyan (conocido localmente como Yolanda) hizo su primera recalada la madrugada del 8 de noviembre en Filipinas con una velocidad superior a los 300 kph, siendo el ciclón tropical más fuerte de la historia en tocar tierra. Equipos de Naciones Unidas describen la destrucción asimilándola a la escala del tsunami del Océano Índico de 2004 o el terremoto de Haití del 2010.

Cifras oficiales actuales elevan a cerca de 4000 los fallecidos, más de 1500 desaparecidos y sobre 12 millones de personas afectadas en 9 regiones del país. Las zonas más afectadas no tienen agua, comida, electricidad y otros suministros.

Caritas Filipinas, a través de su red nacional y en colaboración técnica y financiera con la Confederación Caritas Internationalis, ha desplegado una ágil respuesta orientada a entregar suministros humanitarios en alimentación, higiene, abrigo, vivienda y recuperación temprana de medios de vida. Fr. Edwin Gariguez, Secretario Ejecutivo de Caritas Filipinas, señala “Es la tormenta más fuerte y más grande que ha afectado al país. Se golpeó una zona ya devastada por un terremoto. Estamos en gran necesidad. Es realmente una gran calamidad”.