Declaración conjunta de los Episcopados de Chile y Perú

a

CULTIVEMOS LA FRATERNIDAD, CAMINO PARA LA PAZ

Declaración conjunta de los Episcopados de Chile y Perú

Los pueblos de Chile y Perú conoceremos el próximo lunes 27 del presente el dictamen de la Corte Internacional de Justicia con sede en La Haya, respecto de la disputa jurídica sobre el límite marítimo.

Los obispos de ambos países queremos ofrecer una palabra común en este momento, animados y esperanzados por los innumerables aspectos que nos han unido a lo largo de la historia y que nos seguirán uniendo como pueblos y culturas, más allá de las delimitaciones territoriales y la jurisdicción de los Estados.

Los arraigados valores morales y las profundas tradiciones religiosas han unido siempre a nuestros países y han plasmado su identidad nacional. La fe ha sido y es el mejor lazo de integración y la más profunda motivación para trabajar por la paz. 

En su mensaje para la jornada mundial de la Paz 2014, el papa Francisco nos ha recordado que el objetivo es la paz: “solo es posible alcanzarla realmente y gozar de ella, como mejor calidad de vida y como desarrollo más humano y sostenible, si se asume en la práctica, por parte de todos, una determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común. Lo cual implica no dejarse llevar por el afán de ganancia o por la sed de poder”. 

Tras las declaraciones de las autoridades y distintos sectores en cada nación, confiamos en que se mantenga un clima de respeto y serenidad. Esperamos que la determinación  de la Corte Internacional de Justicia de la Haya, sea asumida por ambas partes. Confiamos que la convivencia fraterna, tarea de todos y de siempre, sea fortalecida y consolidada entre nuestros dos países. 

Con una mirada esperanzadora, hagamos de este momento una gran oportunidad para reforzar y profundizar relaciones de cooperación sustentadas en la confianza recíproca. Avancemos en una decidida integración, como afirmamos en nuestra declaración conjunta del 21 de julio de 2013, “nuestras relaciones sólo podrán seguir ampliándose y mejorando en la realización de nuestra identidad común”. 

A las personas y comunidades católicas peruanas y chilenas, les invitamos a una especial oración por la paz y la fraternidad entre nuestros pueblos, por la intercesión de nuestra madre, la Santísima Virgen María, Reina de la Paz y los santos hermanos nuestros: Rosa de Lima, Teresa de los Andes, Martín de Porres y Alberto Hurtado.

Por los Obispos de Chile                               Por los Obispos del Perú

+ Ricardo Ezzati Andrello                                   + Salvador Piñeiro García – Calderón

Arzobispo de Santiago                                       Arzobispo Metropolitano de Ayacucho

 Presidente                                                              Presidente

Conferencia Episcopal de Chile                        Conferencia Episcopal Peruana

Santiago de Chile y Lima, 24 de enero de 2014.