Emotiva celebración de Monseñor Vargas por aniversario de Consagración Episcopal

Gale52c9c97c80d20_05012014_607pm

 

 

En la víspera de la Epifanía del Señor  y en una  Solemne Eucaristía de acción de gracias, la Iglesia local de la Diócesis San José de Temuco, celebró el décimo aniversario de Consagración Episcopal de S.E., Monseñor Héctor Vargas Bastidas, sdb.

Al comenzar la celebración al mediodía del sábado 4, se entregaron diversos hitos y momentos destacados de su fructífera vida y ministerio de nuestro pastor, quien nació un 29 de diciembre, siendo ordenado sacerdote el 15 de julio de año 78 y hace diez años, un 4 de enero fue su Consagración Episcopal.

“El obispo, por institución divina es sucesor de los Apóstoles, en virtud del Espíritu Santo, que se lo ha dado. Es pastor de la Iglesia local, maestro de la doctrina, sacerdote del culto sagrado y gobierna la Iglesia diocesana, junto con la función de santificar, el obispo tiene la misión de enseñar y regir la Iglesia local, en comunión con el Papa y con todos los obispos”.  Se prosiguió diciendo que “ En este día de fiesta para él y para toda nuestra Iglesia de Temuco que se congrega para elevar esta acción de gracias, en la mesa de la Eucaristía, le acompañan en forma especial Monseñor René Rebolledo Salinas, Arzobispo electo de La Serena, Monseñor Fernando Chomalí Garib, Arzobispo de Concepción y Monseñor Francisco Javier Stegmeier Schmidlin, Obispo de Villarrica”.

Gale52c9c97c8a0ac_05012014_607pmMonseñor Héctor Vargas, manifestó sus sentimientos de agradecimientos al conmemorar sus años de obispo, señalando que “ quiero saludar a mis hermanos obispos que hoy me acompañan en este día y agradecer su presencia entre nosotros, que habla de la hermosa fraternidad y comunión episcopal  entre nosotros… aquí hay tantos  hermanos y hermanas que están representados por ustedes y que día a día van construyendo esta Iglesia  que camina en este sector de La Araucanía y les agradezco por toda la ayuda que me  dan en mi tarea de Pastor, juntos construimos  la Iglesia… no deja de ser hermoso  el celebrar diez años de episcopado en una Eucaristía como esta, donde verdaderamente se manifiesta la presencia del pueblo de Dios y que le da un significado tan profundo en lo  significa ser pastor, estamos todos aquí para dar gracias a Dios y ofrecer el sacrificio eucarístico, no solamente por diez años de aniversario episcopal,  sino también dar gracias a Dios por lo que significa el pastoreo, la presencia y misión del obispo sucesor de los Apóstoles en medio de su pueblo”.

SOMOS HEREDEROS DE TANTOS QUE HAN PASADO

Gale52c9c97c8442d_05012014_607pm Hizo mención y reconocimiento a todos los pastores que en estas ocho décadas han caminado junto a su pueblo, “ Esta Iglesia comenzó hace tanto tiempo y por aquí han pasado grandes pastores, cada uno ha aportado lo mejor de sí y hoy día somos herederos de todos aquellos , pastores, sacerdotes, diáconos, catequistas, movimientos apostólicos, agentes pastorales, pequeñas comunidades, etcétera, que llevan adelante la misión de la Iglesia, entonces esto debe ser  una gran acción de gracias por esto, de modo particular,  y le demuestra su cariño y amor no haciéndole faltar a su pueblo pastores, por eso debemos pedir todos los días, en nuestras familias cristianas, que el Señor envíe operarios, vocaciones para la vida consagrada, para la vida sacerdotal”.

El obispo, recordó aquel momento hace diez años, en que fue consagrado y nacía como pastor en la plaza de San Marcos de Arica, su sentir y gran emoción.

“Cada cosa hermosa que este pastor puede hacer con la ayuda, compromiso y colaboración de todos ustedes, es pura gracia del Señor, que da y quiere a su pueblo y se sirve de pastores para llevar adelante su obra… durante mi vida episcopal, he tratado de responder a lo que el Papa Francisco decía hace poco de lo que debe ser la tarea de un pastor, él les decía a los obispos que el pastor es aquel que tiene que ir delante del rebaño, abriendo camino, discerniendo los signos de los tiempos, tratando mediante la oración descubrir lo que el Espíritu Santo pide y lo que el Señor quiere de su  Iglesia… también el Papa decía que el obispo deber ir no sólo delante de su pueblo, sino que debe ir caminando en medio de su pueblo como uno más, compartiendo las esperanzas, los dolores, la alegría, los sueños, para capturar las sensibilidades del pueblo de Dios y con su pastor en medio, van caminando hacia donde Dios quiere y espera”, expresó el prelado.

Gale52c9c97c81698_05012014_607pmRECEMOS  SIEMPRE POR NUESTRO PASTOR

Dijo que el Buen Pastor, debe ir también al final del rebaño, para ir apoyando a los débiles, fortaleciendo a los frágiles, preocupándose por los que van quedando atrás, los rezagados, hay que luchar y esforzarse para que el rebaño permanezca unido con una tremenda comunión, “ el Pastor tiene que ser padre de los pobres”.

Destacó que al hacer un balance de todo, “ciertamente es tremendamente positivo”, el dar gracias a Dios por todo el tiempo que estuvo en la Diócesis de Arica y ahora por la gran bendición del Señor, al nombrarlo obispo de esta Diócesis, San José de Temuco.

En forma muy especial y cargado de emoción, dio gracias a sus queridos sacerdotes, momento que fue aplaudido por todos los asistentes, al sentir el gran afecto de nuestro pastor  por el clero diocesano, “gracias por todo, no tengo palabras, estoy gratamente sorprendido, han acogido a su pastor con mucho  cariño, con mucha fraternidad y todo esto es un gran regalo del Señor y también muchas gracias a todos ustedes porque desde el primer día me dieron una gran acogida, con un espíritu de fe, además este cariño lo he podido sentir en tantos lugares que he estado,  tantas comunidades, instancias de la vida de la Iglesia, y con toda esta acogida el pastor se siente aun más motivado para llevar a cabo la tarea y comprometido para servir mucho mejor, para ser el pastor que ustedes quieren, necesitan y esperan, su oración es clave”.

EN EL OFERTORIO

Dos religiosas franciscanas llevaron al Altar, un cirio, símbolo de nuestra fe, que representa la misión de ser luz en el mundo. Además, se llevaron al Altar un báculo y una mitra que representan el orden episcopal de nuestro obispo, que tiene la misión de regir y pastorear la Diócesis. También, representantes de la Universidad Católica de Temuco, entregó las Orientaciones Pastorales, que fueron realizadas con un trabajo arduo de representantes de los cuatro decanatos, trabajo que acompañó desde el principio nuestro obispo y, finalmente, hermanos del Pueblo Mapuche entregaron el Pan y el Vino.

Gale52c9c97c91788_05012014_607pmTras el canto de meditación, Monseñor Fernando Chomalí, dirigió unas palabras a nuestro pastor “quisiera desearle a Monseñor Vargas y a todas las personas que lo acompañan en el ministerio que le ha sido llamado por el Señor, en primer lugar, un feliz cumpleaños, y en segundo lugar, desearle un ministerio muy fecundo al servicio del Evangelio y como dice el Papa, que vaya delante de su pueblo para guiarlo, para acompañarlo y buscar los caminos que quiere el Señor. También, quisiera decirle que espero acompañarlo y que siempre sea un incesante buscador del Señor, que sea fiel al llamado que Él le hizo , también a Don Bosco, que por él llegó a Jesucristo, y también que sea fiel a todos y, especialmente,  a los más necesitados, que Dios le bendiga Monseñor Vargas y lo acompañaremos siempre con nuestra oración”.

Por su parte, monseñor René Rebolledo, también manifestó su alegría ante tal celebración, y mencionó que ambos fueron ordenados el mismo año, “El Papa Juan Pablo II, tuvo la bondad de nombrarnos a los dos obispo en el mismo año y hemos compartido muchos momentos juntos, desafíos, muchas alegrías y penas. Monseñor Vargas es un hombre muy alegre que también ha llevado esa alegría a la Conferencia Episcopal, queremos agradecerle el testimonio que él nos da y como él señaló al principio,  la presencia de todos aquí manifiesta  de una comunión muy hermosa que en la Iglesia debe existir siempre, gracias Monseñor Vargas por la amistad, por la cercanía  que el Señor le conceda muchos años,  muy fecundos aquí en esta querida Diócesis de Temuco”.

Y, a nombre del Clero diocesano, el Pbro. Sandro Leonelli, tras citar las Sagradas Escrituras del texto de San Pablo a Timoteo, señaló que “Don Héctor, nos unimos a su acción de gracias a Dios, por este don tan precioso como es su vida y por su ministerio episcopal entre nosotros. Damos gracias a Dios por su vida, por la vida que el Señor le ha regalado, por su ministerio que está desarrollando entre nosotros, por estos diez años que sirvió a la Diócesis de Arica y ahora en nuestra Iglesia… Don Héctor, ayúdenos a poner a Cristo en el centro de nuestra vida, de nuestra Diócesis y de cada uno de nuestros corazones, llévenos hacia Cristo Buen Pastor, así ninguna persona quedará fuera, ninguno de nosotros , ningún hombre, ninguna mujer de nuestra diócesis se sentirá lejos del rebaño de Dios.

Le pedimos a Cristo Buen Pastor, el don de la fidelidad para usted y para nosotros, sacerdotes y pueblo de Dios, para que seamos fieles a nuestro bautismo y a nuestro ministerio sacerdotal, pedimos también el don de gobierno para que el Señor le conceda a usted ser un pastor  con don de gobierno y con su alegría característica que  nos ha sorprendido de todas maneras. Que la Virgen Santísima, nuestra madre le acompañe siempre, cuente con nuestro cariño sincero y afecto, y que Dios lo bendiga y cuente siempre con nosotros”.

LEMA EPISCOPAL: TESTIMONIO DE CRISTO PASTOR

El Papa Juan Pablo II lo eligió Obispo de San Marcos de Arica, el 25 de noviembre de 2003, sucediendo a Mons. Renato Hasche Sánchez, sj. Fue consagrado Obispo en Arica en la Fiesta de la Epifanía del Señor, el 4 de enero de 2004. Su lema Episcopal es “Testimonio de Cristo Pastor”.