Familia de Schoenstatt diocesana celebró 100 años

b

Reunidos para dar gracias al Espíritu Santo por expresarse a través de distintos carismas que enriquecen a nuestra Iglesia, se celebró este fin de semana los cien años del movimiento de Schoenstatt.

Durante el sábado 18, diversas actividades y festejo se realizaron en el Santuario,  para ya el domingo 19, en la Catedral de Temuco y presidido por Monseñor Héctor Vargas Bastidas, celebrar la Santa Eucaristía y como una gran familia renovar su compromiso de amor y servicio a la Iglesia, en la persona de nuestro Obispo y con los representantes de toda la Iglesia Diocesana, renovar además el compromiso que en 1965 hiciera su fundador, el padre José Kentenich, ante el Papa Paulo VI.

Cabe señalar, que la Providencia ha querido que justo el  19 de octubre,  este gran Papa haya sido beatificado  por SS Francisco, quien dijera recientemente a los movimientos: “Ustedes son un don y una riqueza para la Iglesia, tengan siempre la alegría y la pasión por la comunión en la Iglesia”.

Por su parte, el Obispo señaló: “ Schoenstatt no es en primer lugar ni una organización ni una determinada ideología, es un acontecimiento vital, es vida, es algo que sucede entre personas en una relación de mutuo compromiso y entrega,… Schoenstatt nació en el momento en que se sella una alianza”.

Agrega además: “El Padre se atreve a hacer esta proposición porque ha llegado al convencimiento de que ese es un plan de Dios, que él ha tratado de ir descubriendo a través de los acontecimientos, guiado por la fe práctica en la Divina Providencia. Pensó que la Santísima Virgen quería establecerse espiritualmente en ese lugar para iniciar desde allí, alianza con ellos”.

Esa alianza, -señaló-, fue el germen de la familia de donde brotó su vitalidad, su espiritualidad, su fuerza de expansión y su organización… la alianza tiene, entonces, como contrayente principal a María y, en ella, al Dios Trino, María fue siempre vista en unión y dependencia de Dios y de su plan, como un camino y un lazo que nos ata al Señor.

 En nuestro país

El Movimiento, está extendido en los 5 continentes  y en Chile  hay presencia en todas las Diócesis, donde se han construído 22 Santuarios.

En Chile, Schoenstatt ha tenido un desarrollo extraordinario, expresado en una gran cantidad de miembros, de todos los estados de vida, edad y condiciones. Se ha realizado un vasto apostolado con las familias, matrimonios, juventud, el campo importante de la mujer y su rol insustituible, los Centros de Espiritualidad abiertos todo el día, a cualquier persona en los Santuarios y Ermitas. Más de 10 Colegios de Schoenstatt, la Obra María Ayuda, Centros Sociales, Misiones familiares, Casa de la Familia, inserción en Parroquias, trabajo en las periferias, y la consolidación de seis Institutos Seculares con vocaciones y Casas de Formación. Toda esta vitalidad sólo se explica por la Misión que el Fundador , el Padre José Kentenich entregó aquí, el 31 de mayo de 1949 en nuestra Patria, una gran cruzada mariana.

Su fundador, estuvo en Chile 9 veces, después de haber sido prisionero en el campo de concentración de Dachau, (1942 – 1945), visitó Sudamérica, quedando muy bien impresionado del alma latina, la forma de expresar la fe, el amor a María y la facilidad para entrar en contacto  las personas, y con ello la fuerte red de vinculaciones sociales.

20141019_180458 20141019_181127 20141019_181219 20141019_181900 20141019_182002 20141019_182131 20141019_182230 20141019_182257 b a