Iniciativa DAS: Turismo fluvial en la zona costera

“Carahue Navegable” se denomina la iniciativa que quiere reposicionar la navegación por el río Imperial.

Una nueva apuesta turística quiere reposicionar la navegación fluvial en la zona costera de La Araucanía. Se trata de la ruta “Carahue Navegable”, que consiste en una serie de muelles que estarán instalados en emprendimientos ubicados a la orilla del río Imperial, entre Carahue y el humedal de Moncul, incluyendo Nehuentúe, donde atracarán botes y lanchas que recorrerán esas aguas con turistas ávidos de empaparse de la cultura de esta parte de la Región, degustar la gastronomía y disfrutar de paisajes inigualables.

La navegación del río Imperial no es una actividad reciente. De hecho, hasta antes del terremoto y maremoto de 1960 esta era una transitada ruta comercial por donde se desplazaban embarcaciones de gran tamaño. Por ello, el trayecto del río desde la ciudad de Carahue hasta su desembocadura en el Pacífico está lleno de historias, algunas trágicas, que marcan la muerte de cientos de personas que perdieron la vida tras el hundimiento de dos vapores, el Cautín y el Helvetia, hace ya casi 70 años; y otras más alegres, que dejaron las aventuras de los navegantes que surcaban las aguas del Imperial.

Es por eso que esta iniciativa, que comenzó a tomar forma en el año 2011, liderada por el Departamento de Acción Social (DAS) del Obispado de Temuco, llena de entusiasmo a los emprendedores que tienen sus ojos puestos en el desarrollo turístico de una zona con una memoria histórica y geográfica de gran riqueza. Especialmente porque estos ocho atracaderos que contempla el proyecto, de los cuales cuatro ya están operativos, constituyen verdaderas estaciones en las que los visitantes podrán encontrar restoranes con platos típicos de la zona, hospedajes y otros emprendimientos ligados al turismo, que conforman una atractiva oferta para quienes se suban a una de las embarcaciones que recorrerán la ruta. Se trata de una iniciativa que contempla una inversión de 60 millones de pesos, y que a través de un trabajo conjunto entre organismos públicos y privados, busca dar un impulso concreto a una actividad de insospechadas proyecciones en la zona costera de La Araucanía.

Fuente: Diario Austral, 24 de marzo 2017