IRAK: AIS financia 150 contenedores-vivienda para refugiados

?????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

 

  • La “Aldea Werenfried”, llamada así en honor al fundador de la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia que Sufre (AIS), es una nueva esperanza para los cristianos desplazados en el norte de Irak. En este pueblo de “contenedores-viviendas” podrán vivir 200 familias, es decir, unas 1.000 personas.

 

  • AIS financia la construcción de 150 contenedores.

 Una delegación de AIS supervisó en terreno cómo avanzan los trabajos de construcción en Ankawa, cerca de la capital kurda Erbil.

En el nuevo complejo de viviendas cada una de las 200 familias dispondrá de un contenedor, de diferente tamaño. El tiempo apremia a las familias, que necesitan urgentemente un techo seguro sobre sus cabezas. Desde su expulsión de las antiguas comunidades cristianas en Mosul y la llanura de Nínive viven en campos de tiendas de campaña.

La familia Matti es una de ellas. Vive en Ankawa, en la iglesia de St. Elia. Su tienda es una de las numerosas que se alzan en los terrenos de la parroquia. «Lo único que queremos es volver a casa», dice Khalid Matti, padre de ocho hijos. Sin embargo, como está desapareciendo la esperanza de un regreso a corto plazo a la ciudad cristiana de Qaraqosh, de la que huyeron el 7 de agosto, disponer de un alojamiento se ha convertido en una prioridad absoluta, máxime cuando se avecina el comienzo del invierno, con fuertes lluvias y rápidos descensos de las temperaturas, lo que amenaza convertir el campo de tiendas de campaña en un barrial frío y húmedo. Khalid señala a su hijo Awas, de 12 meses, y se pregunta en voz alta si su hijo menor verá alguna vez Qaraqosh, la ciudad que conoce y ama su familia desde hace generaciones.

En la Aldea Werenfried tienen al menos, en los contenedores-vivienda, un alojamiento seguro y caliente, que les permitirá escapar del frío durante el invierno. Los contenedores disponen de electricidad y agua corriente, y hay instalaciones sanitarias en buenas condiciones.

El pueblo formado por contenedores permite cocinar al aire libre en cocinas de gas. El suministro de alimentos y agua limpia está asegurado, también gracias a la ayuda de organizaciones como AIS.

La vida en la Aldea Werenfried no será un paraíso, pero al menos encuentran aquí un hogar las familias que se han quedado sin nada. Al despedirse de la delegación de AIS, Khalid Matti comentó: «Por favor, recen por nosotros. Muchas gracias por haber venido y compartido su tiempo con nosotros».

AIS comparte no solo tiempo; también apoya a la Aldea Werenfried. El pueblo da nueva esperanza a personas como el pequeño Awas, cuyo nombre significa «angelical»; le ayudan los ángeles samaritanos como los benefactores de AIS.

AIS ha anunciado el envío de 12 paquetes de ayuda de emergencia para los miles de cristianos desplazados. En el marco de un programa de ayuda de emergencia, que se lleva a cabo de forma acelerada por avecinarse el invierno, se les entregarán alimentos, alojamiento, escolarización y regalos para los niños. Este programa de AIS, de 4 millones de euros —uno de los más extensos en los 67 años de historia de la Fundación Pontificia Internacional— incluye además apoyo pastoral para sacerdotes y religiosas, que también se han visto desplazados por la crisis que ha asolado el país. INFÓRMATE CÓMO PUEDES COLABORAR EN WWW.AISCHILE.CL