Junto a huasos, victorienses celebraron la fiesta de cuasimodo

DSCF4143

Personas postradas y adultos mayores recibieron la Comunión en sus domicilios.

En Victoria, ya por varios años, al igual que en 120 lugares del país, se celebra  la Fiesta Cuasimodo, el domingo siguiente a la Pascua de Resurrección, para anunciar la llegada de Cristo Rey y así llevar la comunión a enfermos y ancianos.

En tiempos  de la Colonia, el sacerdote visitaba las casas de  personas enfermas y  de edad, impedidos de llegar al templo, para entregarles el cuerpo sacramentado del Señor. Con el tiempo, los religiosos fueron víctimas de asaltos y robos, siendo necesario llevar acompañantes armados para protegerlo.

Así nacieron los registros de los “cuasimodistas”, constituidos por huasos, con vestimentas propias de la fecha,  que adornaban el carruaje donde iba el clérigo con las hostias consagradas y que, junto con resguardarlo, proclamaban su fe, anunciando con una campana la presencia del Santísimo.

20 VISITAS  

Concluida la Sagrada Eucaristía  a la Chilena del pasado domingo 03 del presente, a las 11:30 horas , con la intervención de integrantes del Club de Cueca Mariluán, componentes del Club de Huasos La Troya esperaban montados a caballo, con banderas chilenas y del Vaticano,  en las afueras de la Parroquia de Nuestra Señora de La Merced, junto al  carro, adornado con flores y globos, que ocupó su párroco, padre Pedro Juan Díaz Rodríguez, llevando en sus manos “el cuerpo y la sangre de Cristo”, en forma de hostia.

El recorrido se inició por calle Ramírez hasta calle Angamos, Población Club Hípico, sector centro y Bajo Traiguén, llevando la comunión a 20 personas y que se prolongó hasta pasadas las 14 horas.

VALORES

José Miguel Herrera, a cargo de la delegación del Club de  Huasos  La Troya dijo que “nosotros salimos acompañando al sacerdote, a visitar a los enfermos, en la Fiesta del Cuasimodo, como ya es tradición en Chile”.

Por su parte, Katherin, manifestó que era el segundo año que participaba en esta celebración religiosa  y de la cual , el Papa Juan  Pablo Segundo, cuando estuvo en Chile en 1987, la definió como “Un verdadero tesoro del Pueblo de Dios”.

Corresponsal: Manuel Burgos Lagos, periodista

DSCF4136 DSCF4138 DSCF4139