LA SOLIDARIDAD COMO IMPERATIVO ETICO