“La tarea futura es buscar la confianza del prójimo, para construir todos juntos este país nuestro”

 

Portada despedida.jpg

Comunidades de nueve parroquias del Decanato de Victoria lo despidieron en el Colegio Santa Cruz.

 

Los doce años que el Padre Obispo Manuel Camilo Vial Risopatrón permaneció en La Araucanía,  los define como un regalo, donde conoció a la gente, sus parroquias , sus comunidades, de la Diócesis San José de Temuco,  con el dolor de partir pero, de la alegría de saber cómo se quiere al Señor, a la Iglesia, los esfuerzos por tener una vida litúrgica , por Vivir la Caridad de Cristo y el Evangelio.

Los conceptos los emitió minutos antes de concelebrar la Sagrada Eucaristía, con que se le despedía,  en el Gimnasio del Colegio Santa Cruz, donde delegaciones de las nueve parroquias del Decanato de Victoria, compartían un desayuno fraterno, a las 10 horas, del sábado 22 pasado.

CONFLICTO MAPUCHE

3despedida.jpg

“La tarea futura es buscar la confianza del prójimo, para construir todos juntos este país nuestro”

 

Requerido el Pastor, perteneciente  al Movimiento Apostólico de Schoenstatt, por el hecho de que le correspondió enfrentar el llamado Conflicto Mapuche,  respondió que todos vivían en esta Araucanía, con gente de distintos países, culturas diferentes, que vivían con los indígenas y también con otras culturas  y que había que aprender a vivir  y que para hacerlo, aprender a valorar a las otras personas.

“Entonces, les dejo la tarea de valorar al Pueblo Mapuche, de valorar el pueblo mapuche,  también a los que no lo son ,  o de otros países que están llegando a Chile con culturas diferentes , y serán muchos más, para ayudar al crecimiento de Chile. Para mí, es una tarea de todos  buscar , conocer, buscarse la confianza  del prójimo  para construir juntos “, recordando el hermoso adiós  que le brindaron las comunidades mapuches , de la Pastoral que los reúne , como del Instituto Indígena .

Argumentó que no se puede contentar a todos, decir las verdades, los padecimientos del pueblo mapuche  o una mirada restrospectiva de la historia, de todas maneras había una condenación total a la violencia, que no era el camino y que tampoco estaba en la cultura mapuche, afirmó.

ACTO LITÚRGICO5despedida.jpg

La hermosa Capilla de las Hermanas Maestras de la Congregación de la Santa Cruz,  fue el lugar donde se desarrolló el acto central del programa, con el Oficio de la Santa Misa.

Impresionó la presencia del Padre Obispo, junto a sacerdotes y diáconos,  venidos de las parroquias Sagrado Corazón de Jesús, de Traiguén; San Judas Tadeo de Ercilla; San Francisco de Asís, de Selva Oscura; San Pedro de Curacautín; Sagrado Corazón de Jesús, de Lautaro; Nuestra  Señora de Dolores, de Perquenco; Sagrado Corazón de Jesús y Nuestra Señora de La Merced, ambas de Victoria.

Durante su desarrollo,  de la  Primera Lectura, que  fue tomada de San Pablo a los cristianos de Corinto  y el Salmo 34 “ Buscad y Ved  que bueno es el Señor”, fue instituido como acólito, primer paso para llegar a Diácono,  Francisco Cid Cid, exalumno del colegio sede de la ceremonia , proveniente de Selva Oscura y el Obispo Vial lo bendijo y entregó el copón que lo consagraba en esta importante misión.

La actividad del día,  concluyó con el  almuerzo compartido por los alimentos traídos por cada delegación y la exhibición de powers, con  los principales hechos donde monseñor Vial Risopatrón fue el protagonista, los años que estuvo a cargo de la Diócesis.

 

Corresponsal: Manuel Burgos Lagos, periodista