Liceo Intercultural de Chol Chol saluda a SS Francisco

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Una canción popular expresa “Cuando Dios creó el edén pensó en América”  y de alguna forma la noticia de la elección de un Nuevo Papa de la Iglesia Católica, no sólo sorprendió al mundo sino que vino  a ratificar en parte dicha afirmación, informando que de Argentina procedía el Papa Francisco, tierra bendita  en vocación cristiana trascendente pues allí también nació el primer Beato Mapuche Ceferino Namuncura.

Los trabajadores del Liceo Intercultural Técnico Profesional Guacolda de la comuna de Chol Chol y que pertenece a la Diócesis San José de Temuco, han  asumido en Chile la misión de  educar para la interculturalidad, “respiramos esperanzas al enterarnos de esa gran noticia, especialmente al recordar que el nuevo Papa fue el Presidente de la Comisión de Redacción Final del Documento de Aparecida, que contiene las conclusiones  de  la V Conferencia General del Episcopado de América Latina y el Caribe – 2007. En tal sentido, nuestras convicciones educacionales se ven fortalecidas, pues el recién investido Santo Padre suscribió enriquecedores análisis de la  dura realidad que han soportado los pueblos originarios de América. Los Obispos de la CELAM y el Papa Francisco, tienen una mirada certera, y que ciertamente compartimos, cuando nos señalan: Hoy, los pueblos indígenas y afros están amenazados en su existencia física, cultural y espiritual, en sus modos de vida, en sus identidades, en su diversidad, en sus territorios y proyectos. Algunas comunidades indígenas se encuentran fuera de sus tierras porque éstas han sido invadidas y degradadas, o no tienen tierras suficientes para desarrollar sus culturas. Sufren graves ataques a su identidad y supervivencia, pues la globalización económica y cultural pone en peligro su propia existencia como pueblos diferentes. Su progresiva transformación cultural provoca la rápida desaparición de algunas lenguas y culturas. La migración, forzada por la pobreza, está influyendo profundamente en el cambio de costumbres, de relaciones e incluso de religión (DA 90).”

Señalan además que “No cabe duda de que el diagnóstico, para algunos, puede resultar de un carácter casi  militante. Sin embargo, como no basta constatar la realidad nos señalan el camino  y la misión  no sólo de los pastores  y educadores, sino de todos los cristianos en un compromiso auténtico con el mensaje de Cristo cuando nos indican: Como discípulos y misioneros al servicio de la vida, acompañamos a los pueblos indígenas y originarios en el fortalecimiento de sus identidades y organizaciones propias, la defensa del territorio, una educación intercultural bilingüe y la defensa de sus derechos (DA 10.8)”.

Los trabajadores de la Educación del Liceo Intercultural Guacolda, “En el contexto referido, suscribimos en convencimiento absoluto, que el Espíritu Santo iluminó el Cónclave de Cardenales que designó como líder máximo del Cristianismo Católico   a un pastor comprometido con la opción preferencial por los pobres y la evangelización inculturada; y que, por su destacada participación en la V Conferencia General del Episcopado de América Latina y el Caribe  2007, tiene la oportunidad de continuar el camino inaugurado por el querido Papa Juan Pablo II cuando en Santo Domingo, el año 1992 recordara : los atropellos cometidos contra los indígenas en la época de la conquista, y  los enormes sufrimientos infligidos a los pobladores de este continente durante la época de la conquista y la colonización – valientemente reconociera- con toda verdad los abusos cometidos, debido a la falta de amor de aquellas personas que no supieron ver en los indígenas hermanos e hijos del mismo Padre Dios”(Juan Pablo II, mensaje a los indígenas 12.X.92)

La comunidad educativa del Liceo  Intercultural Técnico Profesional Guacolda de Chol Chol en la Región de La Araucanía, concluyen señalando que “aquí, en los confines del mundo, los trabajadores del Liceo Intercultural Guacolda,  siguiendo la senda de Jesús, continuaremos acompañando al Pueblo Mapuche en su búsqueda de dignificación y justicia, a través de un modelo educativo intercultural que aporte a su desarrollo con identidad, promoviendo actitudes de acogida y valoración del aporte cultural de nuestros pueblos originarios, que en definitiva son los pioneros de estas tierras bienaventuradas de América”.