Monseñor Héctor Vargas celebró “Camino al centenario Colegio de Imperial”

3

Con mucha dedicación y diversas muestras de reconocimientos, la comunidad educativa del Colegio San Francisco de Nueva Imperial, inició los festejos a la celebración de los cien años de este establecimiento educacional,  el 19 de marzo de 2014 y que pertenece a la Congregación de las Hermanas Franciscanas.

Fue en la Santa Eucaristía de la Asunción, presidida por Monseñor Héctor Vargas Bastidas y concelebrada por los sacerdotes Rogelio Henríquez, José Bastías y Fernando Torres donde se recordó los cimientos y próspero legado de su fundadora, la Madre María del Carmen Fuenzalida, quien forjó las bases educativas al fundar diversos establecimientos en tierras de La Araucanía.

Asistieron alrededor de 200 personas entre alumnos de pre-kinder hasta cuarto medio, además de docentes, administrativos y apoderados. También, 24 religiosas franciscanas provenientes de diversas partes del país, asistieron a dicha ceremonia donde además tuvo el realce de la renovación de sus votos.

10Las Franciscanas manifestaron su emoción al recordar a sus antecesoras quienes han ido dejando una huella en la vida de tantos estudiantes, como mencionar hoy en día la labor en la Dirección de este colegio de más de mil alumnos, a su directora la Hermana Elvira Pavez, quien por más de veinte años ha logrado brindar una educación de calidad y de excelencia, incluso con estudiantes con puntajes nacionales en la PSU.

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre su fundadora

En el libro “La Iglesia en la Nueva Imperial” del autor Pbro. Fernando Torres Molina, además de lo escrito en el libro “Amor a los Confines” de don Fernando Aliaga, señalan que la Madre María del Carmen Fuenzalida, nació en Santiago el 03 de octubre del año 1851. Ingresa al Beaterio de la Recoleta Franciscana a los 17 para consagrar su vida en la Tercera Orden de San Francisco de Asís.

Portada Imperial

En la fiesta de la Inmaculada concepción de 1867,  viste el hábito de la familia franciscana, emitiendo sus votos simples en 1869, conservando su nombre de Bautismo y agregándole el de  “Crucificado”.

Estando en el Beaterio, recibe la invitación del Padre Antonio de Jesús Márquez, para que acompañada de cuatro hermanas, dieran inicio a la misión de La Araucanía. Serán en 1889 cuando emprendan su viaje a Angol para fundar allí la “Congregación Hermanas Franciscanas Misioneras de la Inmaculada Concepción”.7

Animada y fortalecida por el celo de evangelización de sus hermanos mapuches, María del Carmen se decide a colaborar en la educación de los hijos de la noble raza araucana.

Es de destacar que ella fundó varios colegios e internados en la región de La Araucanía, para cobijar y educar a las niñas mapuches.

Su aporte fue la atención que prestó a la educación de las niñas mapuches y a sus respectivas  familias, en la conversión y vivencia como cristianos.

Sus límites fueron los recursos económicos que muchas veces no le permitían ofrecerles a sus niñas lo que sabía, podía y quería entregar. Además sufrió mucho por la falta de reconocimiento pontificio a su congregación, lo cual sin embargo no mermó su labor. Luego en la vejez fue la enfermedad que le impidió seguir entregando al máximo su misión de evangelización.

Llegada de las religiosas franciscanas

El 19 de marzo de 1914, llega a la ciudad sor Lucía de los Dolores con un grupo de Religiosas, Hermanas Franciscanas Misioneras de la Inmaculada Concepción, que fueran establecidas en Angol el 12 de septiembre de 1889, y traían la misión de iniciar la educación misional en la ciudad. Reciben el antiguo monasterio en la colina y fundan el Colegio Santa Clara. Sor Lucía lo dirige en sus primeros años y abandona la ciudad el 11 de octubre de 1917.9

De Colegio Santa Clara a San Francisco de Asís

El Pbro. Fernando Torres, quien junto a un equipo de trabajo, investigó por más de tres años los antecedentes históricos de Nueva Imperial, señala en el libro que “Como ya hemos afirmado el 19 de marzo de 1914, llega a Nueva Imperial el grupo de Misioneras Franciscanas, pro­venientes desde Angol, a establecerse en la ciudad, en donde continúan su apostolado.

El grupo estaba formado por cinco religiosas dirigidas por sor Lucía de los Do­lores, quien oficiaba como madre superiora.

Al llegar recibieron el antiguo mo­nasterio y tras un supremo esfuerzo comuni­tario consiguieron establecerse en un inter­nado en el que se cobijarían niñas de escasos recursos y huérfanas, este internado sería un verdadero hogar.

El 11 de octubre de 1917, es tras­ladada sor Lucia de los Dolores y asume Sor Inés de Santa Ana la dirección del Colegio Santa Clara.

El colegio Santa Clara se inició como una escuela para señoritas; sin embar­go la condición mixta que actualmente tiene fue todo una proceso que se comenzó a im­plementar en distintas épocas, y con algunas intermitencias, es así como alrededor de los años 60 hubo un grupo de varones, quienes estuvieron algún tiempo, no prosperando en el establecimiento, ya que sólo en años pos­teriores se llegó a implementar del todo la educación mixta.12

En cuanto a la educación media te­nemos que se inicia con un primero medio en 1990, y luego se fueron implementando todos los cursos. La matrículas en esos años era de Año 1924: 127 alumnas – Año 1925: 140 alumnas – Año 1926: 115 alumnas – Año 1927: 120 alumnas – Año 1928: 165 alumnas.

En  cuanto al lugar en el orden de las fundaciones de  la Madre María del Carmen tenemos que Nueva Imperial es su tercera fundación, la primera es Angol en 1889, la segunda es Lautaro 1895, Nueva Imperial 1914, y la cuarta es Chol-Chol en 1917. Por tanto, el actual Colegio San Francisco goza del privilegio de haber sido fundado por la misma fundadora de la Congregación de las Religiosas Franciscanas”.