Monseñor Héctor Vargas celebró Ultreya Nacional junto a 4500 cursillistas

Portada Ultreya.jpg

 

 

 

 

 

 

 

Un fin de semana de “Colores” celebraron en la capital regional de La Araucanía,  los cursillistas provenientes de distintos centros del país, que llegaron para festejar la Gran Ultreya Nacional  este sábado 2 de noviembre, en el gimnasio Olímpico de la Universidad de La Frontera, que en su máxima capacidad, fue el escenario para la celebración de sus 50 años.

La jornada comenzó muy temprano con las inscripciones y el desayuno, todo esto amenizado por canciones. Luego, el asesor diocesano, dio la oración inicial para esta Ultreya.

A continuación, se entregaron los saludos del Secretariado Diocesano Temuco, la presentación del Rector y el Secretariado Nacional. Inmediatamente, diversos testimonios se dieron a conocer a la masiva audiencia.

Al medio día, monseñor Héctor Vargas Bastidas, obispo de San José de Temuco, presidió la Santa Eucaristía, donde les señaló su afectuoso saludo y bienvenida a estas tierras “queridos cursillistas, quiero saludarles y darles la bienvenida como Pastor a esta hermosa Iglesia que camina desde hace unos siglos en esta Araucanía, esperamos que se hayan sentido, verdaderamente, como en su casa y al mismo tiempo agradecer y felicitar a la organización que ha preparado este encuentro”.

Monseñor Vargas resaltó el gran objetivo del movimiento y el tiempo que dedican, para que finalmente “poder disfrutar de la eternidad de Dios, poder disfrutar de un amor que no termina y en este mundo tan consumista, es bueno no olvidar que estamos llamados a evangelizar… queridos cursillistas, tenemos que inyectarle eternidad a este mundo, tenemos que inyectarle eternidad a nuestras vidas para que sea hermosa, si no lo hacemos, nunca va a tener vida plena. Recalcó que “No hay que quedarse en el materialismo, sino que levantar los ojos y ver más allá, buscar la verdad en Jesucristo para poder dar respuestas a las ansias del ser humano”.

Al focalizar sus palabras en la Misión Territorial, nuestro Pastor manifestó que “ En esta misión, hay tanta gente que está esperando que alguien les anuncie de esta vida plena que es el Señor, tanta gente que está esperando, porque saben que algo les falta en sus vidas, muchos no saben cómo describirlo pero buscan a Dios por todas partes… queridos cursillistas, en esta misión territorial, busquemos formas de poder anunciar y volver a plantear los signos de la vida, vamos a un puerta a puerta, ustedes están llamados a evangelizar los ambientes e ir a las fronteras, como dice el papa Francisco… debemos compartir el propio testimonio de fe personal,  para que otros tengan vida”.

Al culminar la Eucaristía, el obispo de Temuco, entregó un cirio a cada presidente de los secretariados, para seguir iluminando con la Palabra.

Los miles de cursillistas compartieron un almuerzo para luego, durante la tarde compartir nuevos testimonios y diversas festividades.

89.jpg

84.jpg

53.jpg

33.jpg

20.jpg

4.jpg