Monseñor Héctor Vargas invita a vivir la Cuaresma como una gran oportunidad

Nota Cuaresma

 

“Con el signo de las cenizas sobre nuestras cabezas, hemos iniciado un nuevo tiempo en nuestras vidas…, reconocemos así nuestra fragilidad, en el inicio de un camino de esperanza en el que nos aventuramos acompañados por el Espíritu de Jesús”, señala el Obispo de la Diócesis San José de Temuco, monseñor Vargas  al invitarnos a vivir este tiempo que comenzó el Miércoles de Cenizas hasta Domingo de Ramos, manifestando además que “ Así entramos en un camino de cuarenta días penitenciales,  en el cual como discípulos somos invitados para dirigirnos a la Pascua de la Vida, con un corazón renovado”.

“La experiencia de nuestra propia vida, nos habla de la necesidad de contar con ciertos momentos para reorientar nuestra ruta, para tomar nuevas decisiones o simplemente para reafirmar aquellas opciones que definen nuestra existencia.  Esto lo vivimos ante una enfermedad, al comienzo de la época de estudios, de un tiempo laboral, en el curso de la vida familiar, etcétera, la Cuaresma es algo parecido. Se nos invita a mirar con profundidad nuestra vida cristiana y las opciones que hemos ido tomando, no sólo a nivel personal sino también familiar y como sociedad.  Se nos presenta así como una gran oportunidad para reorientar nuestro proyecto de vida, renovándonos interiormente.”

Monseñor Héctor, expresa que la Iglesia, discípula del Señor, recibe y hace un fuerte llamado recordando que ha llegado el tiempo oportuno para la conversión, a vivir con renovado entusiasmo nuestra fe en el Dios de Jesús que es Padre que ama con misericordia a todos y todas, a dar testimonio de lo que hemos recibido mediante la caridad fraterna, siendo servidores y servidoras de los hermanos y hermanas,  especialmente de los pobres y excluidos.

“Deseo que este tiempo de esperanza en el Dios Salvador y Liberador, nos ayuden a abrir nuestros corazones, para recibir la Redención obrada en favor nuestro por el Señor.”