Monseñor Héctor Vargas se reunió al alba con los madrugadores

Portada-madrugadores.jpg

 

 

 

La mañana del sábado 19 de octubre, fue el segundo encuentro de “La gran Madrugada General “ y primero con nuestro Pastor, Monseñor Héctor Vargas Bastidas, Obispo de San José de Temuco, instancia donde más de 300 varones se congregaron como” misioneros de Cristo, con María, para el mundo de hoy”, a las siete de la madrugada en el Templo Catedral de la capital regional de La Araucanía.

El Obispo resaltó el compromiso de los madrugadores al llegar tan temprano a adorar al Señor y dejarse iluminar por su Palabra y profundizar en la vida cristiana, además el enriquecerse espiritualmente y sentir que construyen comunidad, que construyen Iglesia y poder volver a la vida diaria más renovados interiormente  y poner su vida ante la intercesión de la Santísima Virgen María. “Cuando la ciudad aun duerme y descansa, sin embargo ustedes están orando, con sus cánticos y sus himnos para dar gracias y poder encomendarse para ponerse a su disposición… con todo esto,  algo nos está queriendo decir el Señor”.

Monseñor, recordó las palabras de los Obispo en Aparecida, donde se refirieron a la urgente necesidad de una pastoral de varones y de evangelizar su mundo, enalteciendo la tremenda necesidad del encuentro personal con Jesucristo y buscar nuevas iniciativas que apunten a la evangelización del varón y “ poder tener estos espacios e iniciativas, que van al encuentro de ellos y de lo que los varones somos por naturaleza, por esencia, nuestra propia identidad y nuestra propia manera de vivir la religiosidad y espiritualidad y de poder expresarlo y compartirlo”.

También, comentó el rol e identidad que hoy en día tiene el hombre en la sociedad y la responsabilidad en la familia, “hay que valorar este tipo de instancia y que hacen falta para ayudar a descubrir quienes somos, a volver  a los más profundo de nosotros mismos, para descubrir a qué estamos llamados y eso implica estar en conexión con el autor de nuestra vida, para poder reencontrarnos con nosotros mismos”.

Al finalizar sus palabras, un grupo de madrugadores les entregó pequeños altares de la virgen peregrina, las que fueron bendecidas y repartidas a miembros de otras comunidades, entre ellas a soldados del  Regimiento Tucapel que asistieron.

Los madrugadores,  se reúnen quincenalmente los sábados a las 7 de la mañana en distintos santuarios, ermitas e Iglesia, a orar, a cantar, a estar en conversación espiritualmente  en la oración silenciosa ante Cristo presente en el Santísimo Sacramento y bajo la atenta mirada de María.

La misión de un madrugador es promover e impulsar fraternalmente y alegremente el vínculo con Dios, Cristo y María, el fortalecimiento y conquista de la santidad de la vida diaria y el empeño apostólico por transformar cristianamente el mundo, como instrumentos marianos, a través de encuentros varoniles de oración y eucaristías de madrugada.

En la Diócesis de San José de Temuco, se encuentran en Ayinrehue, San Juan Bautista , Santo Tomás, Santísima Trinidad, Perpetuo Socorro, Inmaculada Concepción, San Lorenzo, Nuestra Señora del Carmen y San Sebastián.