Monseñor Héctor Vargas sobre Término Comisión Asesora Presidencial

?

Hace casi once meses, el 7 de julio de 2016 se realizó la reunión de constitución de la Comisión Asesora Presidencial para La Araucanía. En sus palabras introductorias, el Ministro del Interior Mario Fernández manifestó su esperanza de que el dialogo que se realice, lleve a una nueva era de la región. Señaló que respecto a este espacio de trabajo,  el gobierno no quería imponer agendas ni procedimientos, sino sólo escuchar lo que La Araucanía tiene que decir sobre sus problemas y necesidades. Por ello sesionaría en Temuco, y quedaba conformada por habitantes de la zona. Además destacó que la presencia de cuatro Ministros del comité político del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, tenía por objeto hacer presente la importancia que le otorgaba el Ejecutivo al trabajo que pueda realizar la Comisión, y el compromiso del mismo con los acuerdos que ella logre.

En esa primera sesión se plantearon desafíos como buscar soluciones a sentidas y legítimas demandas que se encuentran pendientes respecto del Pueblo Mapuche. Que grupos radicales apoyándose en ello, han efectuado graves acciones violentas,  llevado a la región a una preocupante situación de tensión, generando nuevas víctimas y nuevas injusticias. Que a ello debía sumarse índices que señalan a la Araucanía como la región más pobre de Chile, y la desconfianza hacia los Gobiernos por promesas no cumplidas.

Se planteó asimismo la necesidad de que este diálogo considere a todas las voces de la región que quieran aportar a la búsqueda de soluciones y acuerdos para lograr la paz y la justicia para todos. También se señaló como positivo que sea la región la que busque respuesta a sus necesidades y que ellas no vengan preconcebidas desde el Centro. Otro aspecto destacado fue la pluralidad de la Comisión, que permitiría hacer experiencia que la visión del otro es parte de la solución, y generando una valiosa oportunidad para un ejercicio de un diálogo fructífero. De este modo, luego de escuchar a muchas personas y organizaciones  del mundo político, social, indígena y económico en más de ochenta audiencias, se logró consensuar a plenos votos setenta propuestas en tres grandes ámbitos: política indígena, reparación a las víctimas de la violencia rural, desarrollo económico y productivo. Finalizaba así un trabajo muy demandante, a consciencia, responsable, donde primó el bien común, el consenso y también la construcción de un ambiente fraterno.

Durante los últimos cuatro meses, una comisión interministerial constituida en La Moneda ha venido trabajado el mencionado Informe, recibiendo aportes de los Parlamentarios de la Región, especialmente en una pronta Ley Araucanía. El viernes recién pasado, en plena celebración del Wetripantu, en que el sol regresa renovando naturaleza y esperanzas, la Presidenta, Sra. Michelle Bachelet ha dado finalmente la respuesta a la Región, honrando el compromiso asumido. A la Región ahora, la tarea de discernir serenamente si lo anunciado forma parte de los anhelos, y si constituye un avance en la dirección correcta en temas largamente esperados. Queda sin duda mucho por hacer, y el Gobierno y mundo político hará lo suyo, pero mucho de ello depende a su vez de la disposición al diálogo honesto, a la búsqueda de consensos y a la construcción de las confianzas entre quienes vivimos y soñamos en esta tierra bendita.