Obispo de Temuco, alentó a “poner los ojos  en el servicio humilde”

DSC06361

En la víspera de la Solemnidad de San José, la Diócesis  celebró con una Eucaristía, su fiesta patronal, la que fue erigida por el Papa Pio XI, el año 1925, siendo su primer Obispo, Monseñor Prudencio Contardo.

En su homilía, nuestro Pastor, resaltó las virtudes de este querido santo y destacó su rol de padre protector,  estando siempre junto a él en “su camino de crecimiento, en sabiduría, edad y gracia”.

En sus palabras, el obispo nos recordó que “José educa a Jesús, principalmente, con el ejemplo, el de ser un hombre justo que siempre es guiado por la fe y que sabe que la salvación no es por el cumplimiento de normas sino por la gracia de Dios, su amor y su fidelidad”.

Agregó que “en este  Año Santo de la Misericordia, como José, estamos llamados a ser custodios de los dones de Dios. Y cuando el hombre falla en esta responsabilidad, cuando no nos preocupamos por la creación y por los hermanos, entonces gana terreno la destrucción y el corazón se queda árido”.

“El verdadero poder es el servicio”

En esta celebración al atardecer del viernes 18 de marzo en el Templo Catedral de la ciudad de Temuco, ocho hermanos de diversas parroquias de nuestra Diócesis, en su camino final a la Ordenación Diaconal, recibieron de manos de Monseñor Héctor Vargas Bastidas, el Ministerio del Acolitado.

Tras la entrega del Ministerio del Acolitado a los hermanos pre diáconos, monseñor Vargas, les planteó que  “nunca olvidemos  que el verdadero poder  es el servicio y que también los ministros de Dios para ejercer su poder, debemos entrar cada vez más en ese servicio, que tiene su culmen luminoso en la cruz”.

Los instó a “poner los ojos  en el servicio humilde, concreto, rico de fe de San José y como él, abrir los brazos para custodiar a todo el pueblo de Dios y acoger con afecto y ternura a toda la humanidad, especialmente, a los más pobres, los más débiles, los más pequeños”.

Vidas Inocentes

Nuestro Pastor, manifestó que  el “celebrar la fiesta de San José, es doloroso en un momento en que los parlamentarios de la Cámara de Diputados, han tenido un gesto que nos llena de tristeza y de incertidumbre. Vemos como nuestro país sufre con la violencia, como se expande la delincuencia, el odio, el homicidio de antes que los niños nazcan, y cuando estamos tremendamente preocupados por  cómo ha aumentado el femicidio que nos tiene a todos tan convulsionados, con todos estos problemas de violencia hacia el ser humano, en que el propio Estado busca controlar a la gente, es el mismo Estado el que levanta la mano para poner fin a la vida de inocentes en el vientre de sus madres”.

Al finalizar, nos manifestó que la misión de San José es “única e irrepetible… en su guardia Jesús deber ser enseñado a crecer en edad, sabiduría y gracias, es un modelo para cada educador en particular de cada uno de los padres”.

Cabe destacar, que también se saludó a los que se consagraron en este día, P. Mario Ross (24 años), P. Marcos Salort ( 20 años), P. Patricio Trujillo (24 años), P. Ariel Valdez ( 7 años), P. Fernando Torres ( 7 años) y P. Guillermo Rojas ( 20 años).

A esta celebración, asistieron diversas Autoridades, encabezadas por el Intendente Regional, además de fieles, agentes pastorales, consagrados y laicos  que, como señaló el Obispo, “animan y sirven de mil formas, la vida y misión de esta Iglesia que camina en La Araucanía”.

En esta hermosa celebración, Monseñor Héctor Vargas Bastidas, obispo de la Diócesis San José de Temuco, entregó la bendición con indulgencia plenaria.

VER MAS FOTOGRAFIAS EN WWW.IGLESIA.CL

DSC06370 DSC06395v