¿Por qué la Iglesia apoya la petición de indulto?