Presbítero Darío Fuentes Cifuentes:“El Papa Francisco nos indica que nuestra Iglesia es para la evangelización y la gente humilde”

dario

Párroco de Nuestra Señora de Dolores de Perquenco

Falta en el  mundo una mirada más humana, quererse más, apreciarse más, al igual que entender más la miseria del ser humano, dijo el párroco de Nuestra Señora de los Dolores de Perquenco, perteneciente al Decanato de Victoria, de la Diócesis San José de Temuco, presbítero Darío Fuentes Cifuentes, interrogado sobre la llegada al Pontificado de la Iglesia, del Papa  Francisco.

Al requerírsele que si ve otra actitud en la gente, sobre el nuevo sucesor del Apóstol Pedro, dijo que era la percepción que había en el mundo entero, que llegaba un momento en la vida en que se tocaba fondo en muchas cosas, con una crisis tremenda a nivel social, político, religioso, cultural.

LA GENTE HUMILDE 

“La figura del Papa Francisco nos viene un poco a indicar que, en lo medular, la razón de ser de la Iglesia, es para la Evangelización y para la gente humilde, para los pobres. Creo que hemos perdido un poco, como lo dijo recién el Papa, que había que ser, no empresario sino que Pastor; que tuviéramos un corazón de Pastor frente a la realidad que nosotros estamos viviendo en el mundo de hoy, en un mundo tan complicado, con muchas separaciones, con dificultades de todo tipo, que afectan al ser humano “, recordó el sacerdote.

Añadió que son situaciones que urgen a todos, a católicos, a evangélicos, no creyentes, a tener una mirada de más humildad a la gente, “¡y también con nosotros mismos, no?

¡RECONSTRUYE MI IGLESIA!

Considera que lo dicho y el quehacer   expresado  por Su Santidad, fue en un momento oportuno, que el Papa Benedicto XVI, un hombre bastante intelectual, fuese remplazado por un hombre más sencillo.

Incluso, el nombre del actual Obispo de Roma y que toma el nombre, a raíz de San Francisco de Asís..”Reconstruye mi Iglesia”; la analogía de reconstruir un poco, lo que hemos de hacer de Iglesia,  todos quienes la componen e integran,..”porque hemos equivocado un poco el rumbo y eso, a los sacerdotes  sobre todo, nos ha dado fuerte; no somos empresarios, no estamos para hacer carrera eclesiástica dentro, con todo el cariño del mundo, creo que eso nos sacudió y nos hizo aterrizar un poco en lo estábamos…¿no?…De repente en la Iglesia hemos vuelto un poco la mirada  a lo nuestro, a la Iglesia más hogareña, más humilde”, estimó el padre Fuentes, del Decanato de Victoria,  integrado por parroquias de Lonquimay, Curacautín, Selva Oscura, Lautaro, Perquenco, Ercilla, Traiguén y Victoria.

Gentileza: Manuel Burgos Lagos – Periodista