Rector del Instituto Victoria habla sobre  la Cuaresma e inicio del año escolar

4

“La Cuaresma es un tiempo donde se profundiza ese vínculo con el Señor, no es que aprovechemos la Cuaresma para ser cristianos, para acercarnos a Dios, no; es para profundizar el vínculo, el acercamiento para con Dios “, dijo el Rector del Colegio Instituto Victoria, padre Ramón Villagrán Arias, al ser consultado sobre si estos 40 días “cuaresmales”, deberían extenderse a los  365 días de fraternidad cristiana.

Aseveró que cuando se entendía que se trataba de 40 días de acercarse y enraizarse con el Señor, era cuando se entendía  la solidaridad con el hermano. Añadió que, si se entendía la Cuaresma, sólo  de   40 días como para  “meter una monedita en una caja, eso es asistencialismo; eso lo hace el municipio, lo hace una buena ONG. Cuando uno entiende que el acercamiento para con Dios, se verifica en el  rostro de tu hermano, es cuando la monedita en la caja tiene sentido”

Explicó que otro tema que se toma como manera muy superficial, es la abstinencia, la penitencia, cuando a  veces se deja de comer esto,   dejar de fumar o de comprar esto otro,  pero por un hecho en sí mismo…”Si uno desea hacer penitencia porque la penitencia es buena en sí misma, eso se llama masoquismo”,  reflexionó.

BIENVENIDOS INSTITUTANOS 

Ante el inicio de las clases en el plantel mercedario, el jueves 03 del presente, el sacerdote dijo que era la oportunidad, como cada año,  la familia institutana le daba la bienvenida a sentirse en casa  a cada uno de los miembros de ella, dígase alumnos, profesionales que en ella se desarrollaban, docentes, asistentes de la educación, padres y apoderados, todo lo que significa el vínculo con este Colegio Instituto Victoria, era la instancia para sentirse Bienvenidos en Casa.

Se refiere el religioso a las novedades que van surgiendo en el área educativa , en el contexto del país de nuestra sociedad…”Se habla de Ley de Inclusión –examina-  de que no se puede discriminar a nadie, se habla de gratuidad pero es bueno que esto lo entendamos como familia, no sólo de nuestra familia institutana; creo que esto es para cada una de las familias de nuestra sociedad…se dice, no se puede discriminar a un alumno por su condición social, de prominencia, su credo, por la manera de vestir, y en buena hora que sea así. Entendamos que eso no nos lleve a perder  lo que muchas veces ha sido el sostén  de las familias, como lo son los valores”, dejó constancia el padre Villagrán

Corresponsal: Manuel Burgos Lagos, periodista