Rodolfo Cañas, un luchador de la Evangelización del Pueblo Mapuche

 

Portada Don Rodolfo

La mañana del 8 de diciembre del 2013, en un día de sol radiante y en la festividad de la Inmaculada Concepción, ha partido a la Casa del Padre, nuestro querido diácono Rodolfo Cañas Olguín, Secretario Ejecutivo de la Pastoral Mapuche Diocesana,  un hombre sencillo, de bajo perfil,  profundamente entregado a la Iglesia y al pueblo mapuche, celebra su pascua ante el reconocimiento de toda una Diócesis que siempre lo recordará por ser un baluarte misionero de la evangelización de los hermanos del Pueblo Mapuche.

La Misa de Exequias, la presidió Monseñor Héctor Vargas, junto a un grupo de sacerdotes y diáconos que lo acompañaron en su último adiós. Fue en su querida capilla de San Mateo de la parroquia Del Espíritu Santo, la que décadas atrás junto a su amada esposa Nubia y el esfuerzo de toda la comunidad, levantaron.

Rodolfo nació en Santiago y de niño vivió en el campo, en medio de una familia de inquilinos en la zona central. Sus padres se casaron muy jóvenes -14 y 16 años-  y tuvieron catorce hijos, siete hombres y siete mujeres.

1Su madre le inculcó la fe y los valores, que ella  -siendo muy sencilla-, tenía fuertemente arraigados. Con sus hermanos se iban caminando a la escuela que distaba siete kilómetros de su casa y para no gastar los zapatos se iban “a pata” o con “ojotas” y llevaban una bolsa con un trapito y los zapatos. Al llegar a la escuela se secaban los pies con el trapo y se ponían los zapatos. Y a la vuelta lo mismo, para que les duraran el año.

Hizo su Primera Comunión con “cintita al brazo” y velita, y recibió la Confirmación del Cardenal José María Caro.

“Tú tienes vocación de servicio”

A los doce años, era acólito en La Parroquia San Luis Beltrán  y el Padre Rencoret, (que después sería Arzobispo de Puerto Montt), le decía: “tú tienes vocación de servicio”, y le consiguió una beca para viajar a Argentina y estudiar en el Seminario Menor de La Plata. Todos los años venía de visita a Chile, porque su beca se lo permitía y así pasaron doce años, hasta que lo “descubrió” el Padre Segundo Galilea y le dijo:¿Qué estás haciendo aquí? Tú eres chileno y tienes que volver a tu país y así fue como llegó a estudiar al Seminario Mayor de Santiago.

4Allí tuvo como prefecto de estudios al Padre Jorge Hourton y como rector a don Gabriel Larraín, que más tarde sería Obispo Auxiliar de Santiago. Tuvo como director espiritual a Mons. Carlos González y entre los sacerdotes amigos al Padre Miguel Ortega y el Padre Mariano Puga. Este último también fue su director espiritual y con él acordaron que estuviera fuera del Seminario por un año, para descubrir si era capaz de asumir y vivir la fidelidad del sacerdocio y en ese período de prueba, decidió quedarse fuera del Seminario.

Nubia, mi gran apoyo en la vida

-Don Rafael Larraín le ofreció trabajar en el Instituto de Educación Rural (IER) como profesor, y luego de una capacitación en Malloco, empezó a trabajar para el Instituto. En una entrevista realizada por revista Buen Pastor, de la Diócesis San José de Temuco, el año 2007, nos señaló que “Recorrí diferentes partes de Chile y en el IER de San Juan de Linares conocí a la que hoy es mi esposa  (quien falleció hace un par de años atrás), María Nubia Maldonado, que también trabajaba para el Instituto. Ella ha sido mi gran apoyo en la vida, incluso ahora que tiene problemas de salud.  Nos pusieron a prueba y a ella la mandaron a Lo Vázquez y mí a Huiscapi, bien lejos. Decidimos casarnos en el año 1964. En el 68 nació María Paz, mi primera hija y diez años después, Rodolfo Andrés, el segundo. Trabajando para la IER estuve en Rancagua, Lautaro, Valdivia y Temuco.

7

 

 Su Ordenación Diaconal

En Temuco, el Padre Eugenio Teisen le dijo: “llevas muchos años de animador, por qué no te preparas y así podrías prestar un gran servicio a la Iglesia”.

Luego de un año y medio de preparación, fue ordenado diácono por don Bernardino Piñera. Fue justo el año 78, cuando él se iba y llegaba don Sergio Contreras.

Desde esa fecha estuvo en la Parroquia Del Espíritu Santo, trabajando en lo social, en la formación de dirigentes de organizaciones mapuche y en la formación católica de los mapuche.” Trabajé y presidí un tiempo el Instituto Indígena, fui  profesor en la Universidad Católica sedes Victoria y Temuco, trabajé en el Colegio Santa Cruz también de Victoria y de Temuco y fui administrador parroquial en Chol Chol y Sagrado Corazón de Victoria”, señalaba.

 … En la Pastoral Mapuche Diocesana

Hace años, al formar la Comisión de Pastoral Mapuche, Monseñor Manuel Camilo Vial, lo nombró Secretario Ejecutivo, para delinear una estructura de lo que había que hacer en la pastoral mapuche, fue así como se presentaron proyectos que han conseguido financiamiento de diversas instituciones.

Por años, fue un luchador de llevar el evangelio a los hermanos del Pueblo Mapuche, un misionero que entregó toda su vida arraigando la Palabra de Dios y que perseveró  por la “inculturalidad” del evangelio.

 Al respecto, él decía que “la inculturalidad del evangelio es el tema de la complementación de las creencias del pueblo mapuche con la Iglesia, porque ahora se reconoce que los mapuche tienen una religión, una cultura, un sentido de integralidad. En el pasado los evangelizadores cometieron el error de imponer la evangelización. Ahora no queremos llegar imponiendo nada. Queremos que se acerquen solos y así se complementa el proceso. Nos acercamos con la Biblia, que es nuestro caballo de batalla.

La Iglesia es como la defensa del pueblo mapuche. Cada vez que hay un atropello a este pueblo, nosotros estamos ahí. La gente recurre a nosotros porque somos una ayuda moral. Yo trato de integrarme personalmente, cuando participo en sus comunidades trato de compartir, tomar mate con las machis, lavar la loza. Compartir con ellos es un servicio, con identidad concreta y real”.

 Adiós querido amigo

A su misa celebrada el lunes 9 de diciembre, llegaron alrededor de 350 personas, entre ellos el matrimonio de Adriana Chucahual  y José Demuleo, de la comuna de Purén,  quienes manifestaron su agradecimiento y reconocimiento a su tan querido amigo don Rodolfo, recordando de él sus largas conversación, sus sabios consejos como el de inculcarles que por siempre mantengan arraigados sus orígenes.

Rodolfo Cañas 1