Comunicar profesionalmente la Buena Nueva

Gale552d7896b86b2_14042015_529pm

Desafíos de la Iglesia de Chile:
Comunicar profesionalmente la Buena Nueva

Expositores de la tercera versión del Seminario internacional de Comunicación de Iglesia: “Comunicando en una cultura de Incertidumbre”, realizan su diagnóstico con respecto a la necesidad de avanzar en la profesionalización de la comunicación de Iglesia.

En el marco de la tercera versión del Seminario Internacional de Comunicaciones de Iglesia, los exponentes realizaron un diagnóstico común, en lo relativo al importante cambio cultural que vienen sufriendo las sociedades a nivel mundial, y las consecuencias que estas transformaciones producen en las personas. Uno de los efectos más repetidos por los ponentes da el nombre a este seminario: “Comunicando en una cultura de incertidumbre”.

La Iglesia no se encuentra ajena a la influencia de estas transformaciones. La incertidumbre de los nuevos tiempos también aqueja la misión evangelizadora de la comunicación de Iglesia en Chile. A este respecto, el exponente Arturo Merayo, periodista y Doctor en ciencias de la información de la Universidad Complutense de Madrid, señaló que “desde el punto de vista de la comunicación, la Iglesia ha cometido errores: de ingenuidad, de falta de preparación, de ser excesivamente reactiva”. Pues pese a realizar un sinnúmero de actividades muy valiosas, estas no son visibilizadas de forma correcta. Además agrega, “la comunicación de la Iglesia debe ser absolutamente profesional. Eso quiere decir, abordar los problemas con absoluta transparencia, pero que los árboles no nos impidan ver el bosque, y por lo tanto no focalizarlo todo en los problemas, porque la Iglesia también tiene un montón de cosas positivas que está haciendo y que hay que ofrecer a la opinión pública para que las conozca”.

Gustavo Entrala, reconocido periodista de la Universidad de Navarra, que colaboró con el papa Benedicto XVI en la publicación de su primer tweet, señala que la introducción de la Iglesia al proceso de modernización de las comunicaciones es un proceso que ya comenzó, y que ha tenido impactos muy positivos. “Poco a poco ha aumentado la presencia de la Iglesia en los medios digitales, liderado por el Papa, primero por Benedicto XVI y ahora por Francisco” Lo que significa un avance muy importante, según indica, porque las nuevas tecnologías pueden ser una gran herramienta “en la medida en que nos demos cuenta, y la Iglesia se dé cuenta, de que este es un vehículo de diálogo y de testimonio de la fe”.

La última jornada del seminario concluyó con la Conferencia “Detrás de la reforma: Claves para entender el pontificado de Francisco”. A cargo del ponente Austen Ivereigh. El cierre de las jornadas estuvo a cargo de Mons. Fernando Ramos, presidente Área Comunicaciones de la Conferencia Episcopal de Chile, quién valoró la importancia de este tipo de espacios de encuentro y aprendizaje para los comunicadores de Iglesia.