Fiesta Patronal San Enrique de Purén

San Enrique, llamado el Piadoso, duque de Baviera y después emperador de Alemania, nada emprendía sin antes haber consultado y orado a Dios. En ciertas ocasiones vio a los ángeles y a los santos mártires, sus protectores, combatir a su favor al frente de sus ejércitos. Conservó su virginidad, de común acuerdo con su esposa Santa Cunegunda. Restableció a Benedicto VII en el trono de San Pedro y por todas partes dejó ilustres monumentos de su piedad y religión. Célebre por sus milagros y sus virtudes, dejó la corona para ir a recibir otra más preciosa en el cielo, en 1024.

 

VELADA ARTÍSTICA

 La comunidad San Enrique de Purén, celebró con mucho entusiasmo el aniversario Parroquial Nº 110 durante la Fiesta patronal con una nutrida programación que contó con la participación de toda la comunidad de fieles laicos, urbanos y rurales, los que dieron vida a la gran velada artística protagonizada por los diferentes grupos parroquiales quienes demostraron sus diferentes  dotes artísticos, causando mucha expectación y alegría en el masivo público y autoridades que concurrieron a esta cita en el Salón Patrimonial de nuestra comuna el pasado viernes 13 de julio. “Sin duda, he quedado sorprendido y encantado con la participación de cada uno de las hermanas y hermanos  que han dejado todo en el escenario, su creatividad, entusiasmo y alegría con que representaron a los diferentes grupos de los cuales forman parte; desde los más jóvenes hasta los más entrados en años; todos unidos en esta celebración patronal con un gran sentido de hermandad y fraternidad. Doy infinitas gracias a Dios y a toda la comunidad Parroquial por su compromiso y lealtad”, señaló el párroco Víctor Núñez.

De la misma forma, el día sábado 14 se dio paso a las actividades programadas: “La tradición musical de la Iglesia universal constituye un tesoro de valor inestimable que sobresale entre las demás expresiones artísticas, principalmente porque el canto sagrado, unido a las palabras, constituye una parte necesaria o integral de la liturgia solemne” (SC 112).

Es así como desde la Diócesis de Melipilla, se recibió la gracia de recibir la visita de Rodrigo Meza Cancino, Organista y Director Musical para la Iglesia Católica  que junto a catorce integrantes de la “Schola Cantorum de música sacra Cum jubilo” se hicieron presente para animar la celebración patronal durante todo el día, con diferentes actividades que llenaron su espíritu y regocijo con el canto Gregoriano. Fue así como se inició el día con un taller Master class para los agentes musicales que animan las celebraciones eucarísticas de la parroquia; posteriormente participaron de la ceremonia del Sacramento de la Confirmación instancia donde un total de veinticinco hermanos, jóvenes y adultos confirmaron su fe presidida por el obispo de la Diócesis San José de Temuco, Monseñor Héctor Vargas Bastidas quien señaló: “ No deja de ser sorprendente tener de visita a un coro con especialidad en canto litúrgico sacro con el cual hemos celebrado la Eucaristía con la misa de Angelus que es una misa en latín, en gregoriano,  lo que ha sido un verdadero agrado celebrar de esta manera”

RECITAL DE GALA

Por la tarde del sábado 14, con una gran asistencia de público se realizó en el Templo Parroquial El recital de gala de la Schola Cantorum; grato y hermoso momento en que se disfrutó de una hora del cántico Gregoriano que reconforta el alma y el espíritu.

Al término de la presentación, Rodrigo Meza C. director de esta  Schola señaló: “Para esta  agrupación que dirijo hace cinco años, ha sido un privilegio haber participado  de estas fiestas patronales de la Parroquia San Enrique, agradezco a mi esposa, nacida y criada en esta tierra indómita, que me trajo a conocer esta ciudad y me enamoré de este lugar. Espero no sea esta la última vez en ofrecerles nuestro servicio”.

Junto con agradecer y compartir algunos obsequios como gratitud a tan grata visita, el Párroco expresó: “La riqueza de nuestra música, de nuestra espiritualidad, nuestro canto en la Iglesia es inmensa porque así lo quiere el Señor. La composición y el canto de Salmos inspirados, con frecuencia acompañados de instrumentos musicales, estaban ya estrechamente ligados a las celebraciones litúrgicas de la Antigua Alianza. La Iglesia continúa y desarrolla esta tradición: “Recitad entre vosotros salmos, himnos y cánticos inspirados; cantad y salmodiad en vuestro corazón al Señor” (Ef 5,19; cf Col 3,16-17). “El que canta ora dos veces” (S. Agustín). Así es que agradecido y muy contento de vuestra presencia, que el Señor les bendiga grandemente.

Corresponsal: Francisco Rifo Rodríguez