Hermana Frida Bustos:“Me siento regalona de Dios  al cumplir 75  años de vida religiosa, a su servicio,  y de los humildes”

Celebración Eucarística, el domingo 25 de Febrero, en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, acompañada de numerosa concurrencia.

A los 14 años, ingresó a la Congregación de las Hermanas Hospitalarias del Sacratísimo Corazón de Jesús, la religiosa Frida Bustos Valenzuela que compartió con la comunidad de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de la ciudad de Victoria, la celebración de sus Bodas de Oro de vida dedicada al Señor.

La celebración de la Sagrada Eucaristía tuvo lugar el domingo 25 de Febrero, a las 11:30 horas, presidida por su párroco, Presbítero René Riquelme Fuentes, acompañado de los diáconos, Juan Garay Aravena y Luis Espinoza Noriega, con numerosa asistencia que deseaban acompañar a sor Frida, hija mayor de siete hermanos,  del matrimonio conformado por Ana Valenzuela Soto y Juan Bustos Venegas.

“MI FUERZA VIENE DE DIOS”

La festejada, al agradecer las muestras de cariño demostradas en el transcurso de la Santa Misa dijo sentirse “regalona de Dios, que ingresé a la Congregación, teniendo catorce años y no me arrepiento; parece que fue ayer  que ingresé y si tuviera que empezar de nuevo, haría lo mismo porque he sido una mujer muy feliz, de venir hacia Dios , porque me llamó a esto tan especial y porque también  Él me ha dado la fuerza para poder estar donde estoy y , agradecer a mis padres , por supuesto; a mi madre sobre todo, que me inculcó mucho el Corazón de Jesús ; a mi familia, que siempre ha estado conmigo; a mi tía Lidia, a quien le confidencié que quería ser monjita, que trabajaba en el Hospital de Victoria, a quien dije,  que quería ser monjita para cuidar a los enfermos…Entonces , dar las gracias a todos, por sus oraciones, por su apoyo, y que uno no es nada, si no está muy bien  acompañada de Jesús; agradecer  de todo corazón al Padre René, que me apoyó en cuanto le dije que quería celebrar aquí este aniversario tan importante para mí”.

CONCEPTOS

También intervino en la oportunidad, a nombre de las Socias del Sagrado Corazón de Jesús, Soledad Becker Riffo; igualmente, la presidenta de esta institución, Mirella Escare Leiva, quien coronó con flores a  Bustos Valenzuela, y el Cura Párroco para profundizar en la relación de esa familia con la parroquia que él dirigía.

Un cóctel en la sala parroquial y un almuerzo ofrecido por la familia de la religiosa, en un céntrico local, completaron la intensa y emotiva  jornada vivida  por la hermana Bustos, que ha tenido en su vida, la oportunidad de alternar con el Papa Juan Pablo II y  con el actual Pontífice Francisco, y asumir diversas responsabilidades  en su Orden Religiosa.

Corresponsal: Manuel Burgos Lagos, periodista