La Familia de Schoenstatt está de fiesta

 

1196770082_f

Invitamos a todos los que deseen  compartir esta celebración el Sábado 18 de Octubre en los Santuarios y el Domingo 19, en la Catedral de Temuco, a las 18 horas.

Se celebra un acontecimiento histórico, una irrupción de Dios, de carisma  Mariano.

El 18 de octubre de 1914, el Padre José Kentenich con un grupo de  jóvenes seminaristas, le pidieron a la Virgen María que se estableciera en su Capillita en el  Valle de Schoenstatt – Alemania y desde ahí los educara y transformara en hombres nuevos, libres, fuertes y  sacerdotales  para responder a los desafíos que ellos tenían que enfrentar en esos momentos.

Se festeja con gozo y alegría este tiempo de Dios, un tiempo de gracias para el Movimiento. Es un año donde la misericordia de Dios  se hace presente, ya que tenemos mucho que reparar  por las faltas de estos 100  años  de historia.

El Santo Padre Francisco  ha concedido las gracia  de la indulgencia plenaria  durante  este  año a todos  los  Santuarios  de Schoenstatt, por eso   los invitamos a  nuestro Santuario de  Ayinrehue  y aprovechar esta    oportunidad que nos concede Dios.

Celebramos  mirando los desafíos que se nos plantean en los próximos 100 años.

Un Jubileo mira la historia pero, sobre todo mira el futuro y es así que queremos  aportar nuestro carisma  mariano, familiar, laical a la Iglesia y responder a los desafíos que nos plantea la sociedad de hoy.descarga

Nuestra misión  continúa realizándose y aun falta mucho por hacer. Nuestro Fundador  nos legó muchas enseñanzas y, especialmente,  a descubrir  al  Dios Providente,  él nos decía “ hay que caminar con la mano en el pulso del tiempo y el oído en el corazón de Dios “

 Hermana María Alejandra Caselli, Ayinrehue

 

Cien Años de Schoenstatt

Una experiencia de vida en familia

Con motivo de la celebración del Año Jubilar de Schoenstatt, en que celebramos sus cien años de fundación, desde aquel 18 de Octubre de 1914, nuestro corazón quiere celebrar, renovar y agradecer por esta obra familiar mariana.

Queremos regalar nuestra experiencia de vida matrimonial y familiar, sustentada en los cimientos de este carisma mariano. Cuando recién comenzábamos la vida de nuestro matrimonio, fuimos invitados a participar en la Rama de Matrimonios. Lo más atractivo para nosotros, fue que el Movimiento nos ofrecía una pedagogía matrimonial que nos invitaba a conocernos y autoeducarnos.

La educación de nuestros cinco hijos, su propio crecimiento espiritual, la superación de los inevitables y pedregosos caminos de la vida conyugal y, esencialmente,  el arraigo espiritual al lugar de gracias que es el Santuario, todo lo hemos encontrado allí.

Revista con memoria - Foto columna pag 11Schoenstatt nos ha regalado el Santuario, allí ha sido evidente el amparo que encontramos permanentemente en el corazón de la Santísima Virgen, donde hemos aprendido a confiar filialmente en Dios Padre y a vivir la fe, en la Divina Providencia. Como familia le hemos pedido a María que nos dé la gracia de la autoeducación y la docilidad para dejarnos educar por ella y así ser instrumentos aptos en sus manos, para las distintas tareas de la vida familiar, profesional y de la Iglesia.

Al igual que a nosotros, un día los invitamos a participar del Movimiento, donde podrán experimentar en forma vital, el amor familiar y el arraigo espiritual en el corazón de la Madre del Señor.

Familia Solis Guzmán, matrimonio de Ayinrehue

Testimonio-pag 12