La Misa que celebrará el Papa Francisco en Temuco

El 17 de enero próximo

La Misa que celebrará el Papa Francisco en Temuco

 

A pocos días, de la visita de SS Francisco a la capital regional de La Araucanía, la ciudad de Temuco, está con todos los preparativos para tan esperada celebración. Al respecto, el padre Patricio Trujillo, uno de los encargados de la Liturgia Papal entrega detalles de la Santa Eucaristía que se inicia a las 10:30 de la mañana.

La Liturgia del Santo Padre, ¿Cómo está prevista su duración?

Primero que todo, agradezco la preocupación, demostrada por muchos medios de comunicación de todas partes del mundo, por informar sobre la visita del Santo Padre, el Papa Francisco, a nuestra región y, sobre todo, lo que respecta a la actividad más importante que realizará entre nosotros, como es presidir la celebración de la Santa Misa.

Respecto de duración de la liturgia, la verdad es que no es fácil preverlo, pero pensamos que se extenderá por un espacio de una hora cuarenta minutos, aproximadamente, comenzando a eso de las 10.30 horas.

¿Cuántos participarán de ella?

Sin contar a todos los feligreses que se harán presentes ese día, además, la Santa Eucaristía será concelebrada por nuestros Obispos chilenos, más aquellos que vengan del extranjero y unos trescientos Sacerdotes, para los que tiene capacidad el presbiterio.

Por otra parte, participarán, como Monaguillos, 20 seminaristas de nuestra Diócesis de Temuco, así como también de la Diócesis vecina de Villarrica, quienes tendrán el encargo de los servicios del Altar y otros.

Una mención especial para la Coral, “San José” y la Orquesta, que tiene la misión de ayudar a la asamblea con la entonación de los cánticos de la celebración. Ellos son, aproximadamente, unos 130, entre las voces, que son 90 y la Orquesta.

Es interesante saber al respecto que, en cuanto comenzamos a preparar la Santa Misa que presidirá el Santo Padre el 17 de enero, abrimos las puertas para que puedan realizar una “audición” hermanos de todas las parroquias de nuestra Diócesis y también de otras. Se trata de hermanos que constantemente están prestando un servicio con el canto litúrgico en sus respectivas parroquias o comunidades.

Además, habrá seis Diáconos, de nuestra Diócesis, que desempeñarán funciones específicas de su ministerio, etc.

¿Está contemplada una rogativa mapuche, cuánto durará, quienes participan?

Sí, está contemplada una “Rogativa Mapuche”, al estilo de lo que acostumbramos en otras celebraciones diocesanas que tenemos con ocasión de algunas solemnidades, durante el año.

Participarán de esta “Rogativa” alrededor de 23 hermanos mapuche, provenientes de diversas comunidades, que en el momento oportuno subirán y se ubicarán frente al Altar para ofrecer sus plegarías.

Este momento de oración no tiene destinado un tiempo exacto, por cuanto no es la costumbre, pero se da en el marco del Acto Penitencial, al comienzo de la Eucaristía, por lo que no puede durar demasiado.

La liturgia tendrá aspectos culturales propios de la región, ya sea en indumentaria o traducción de algunas partes al mapudungún?

Por supuesto. La verdad es que la Santa Misa tiene un rito que no varía demasiado, pero que, a la vez, da la posibilidad de integrar algunos signos propios de nuestra cultura. Es así como se ha integrado la “Rogativa Mapuche”, de la que hablábamos. Además, el mismo Presbiterio, por su parte, tiene muy bien logrado diseños y elementos propios de nuestra zona. Lo mismo ocurre con los ornamentos sacerdotales que usarán los Obispo, los Sacerdotes, los Diáconos. Los mismos coralistas tienen incorporados en sus túnicas signos de la cultura mapuche. Se han integrado algunos instrumentos propios de la cultura, también, todo esto, lógicamente, procurando un sano equilibrio.

¿Habrá ofrendas y de qué tipo?

Bueno, en cada Santa Misa siempre hay un momento llamado “Presentación de los Dones”, o de las ofrendas, en el que se presentan las especies eucarísticas del pan y el vino, para ser ofrecidos al Señor, de tal modo que, con el poder del Espíritu Santo se conviertan en al Cuerpo y la Sangre de Cristo.

En esta ocasión igualmente se presentarán estas ofrendas, que representan, por lo demás, la generosidad de Dios, de quien las recibimos y el esfuerzo y el trabajo de los hombres. En definitiva, representan nuestra vida, con todo lo que somos, tenemos y esperamos. Con nuestros gozos y esperanzas, tristezas y angustias.

¿Se contempla un regalo para el Santo Padre?

No, al menos, en el marco de la celebración de la Santa Misa no está contemplado un tiempo para ofrecer algún obsequio al Santo Padre. Pienso que el gran regalo será esa gran cantidad de fieles que unirán sus corazones en una sola fe, para elevar a Dios una plegaria por la paz del mundo, por la Santa Madre Iglesia que camina al encuentro del Padre y, lógicamente, por quien la preside, como Vicario de Cristo, el Papa Francisco.

¿Ya están escogidos los pasajes bíblicos?

Sí, efectivamente, las Lecturas Bíblicas ya han sido elegidas. Se han propuesto tres Lecturas Bíblicas, una primera lectura, de la segunda Carta del apóstol san Pablo a los Corintios, luego tendría lugar el salmo 84, más la proclamación del Santo Evangelio, tomado del libro del evangelista San Juan.

¿El Evangelio escogido que se enlazará con las palabras del Santo Padre, cuál será?

Respecto del Evangelio, será tomado del evangelista san Juan, una parte del texto llamado “La oración Sacerdotal” (de Jesús) y, ciertamente, el Santo Padre siempre se inspira en el Evangelio para predicar, pero respecto de aquello sólo él sabe cuál será su mensaje.

¿El Mensaje del Santo Padre es una sorpresa?

Bueno, si con eso queremos decir que no sabemos cuál será, entonces sí, será una sorpresa. Como le digo, solamente el Papa Francisco sabe cuál será el contenido de su predicación. Lo importante para nosotros, por ahora, es rogar ser dóciles a la acción del Espíritu Santo para que prepare nuestros corazones y, así, asumir con gran disponibilidad y responsabilidad ese mensaje, y nos conceda las gracias necesarias para ponerlo en práctica.

¿Habrá peticiones de fieles?

Sí, como en cada Eucaristía, también en esta ocasión están previstas algunas oraciones de los fieles, o llamada también oración universal. Un total de seis oraciones por diversas situaciones.

¿Cómo será la comunión de los fieles?

Es uno de los momentos que más nos ha desafiado, por cuanto no sabemos bien cuantos fieles asistirán y, además, porque los que sean, seguramente serán muchos, por lo que tenemos contempladas unas trescientas mil hostias, aproximadamente, las que serán distribuidas en cada una de las “parcelas” en las que se encuentran los fieles.

Los ministros encargados de este momento, entre los que se cuentan, Sacerdotes, Diáconos, Seminaristas, Religiosas y Ministros Laicos, etc., suman unos ochocientos, aproximadamente. La idea es que cada uno de ellos esté acompañado por un fiel que mantendrá una cruz en alto, para que los fieles visualicen, desde lejos, donde hay un ministro y se puedan acercar a comulgar.

 

¿Habrá artistas o grupos musicales en la previa?

Sí, hemos programado un momento de animación y de oración, antes de la Santa Misa. Allí se presentarán diversos grupos y artistas de nuestras comunidades. Se trata de mantener un clima de oración y de alegría, esperando la llegada del Santo Padre. Para eso hay dos hermanos sacerdotes encargados especialmente, el Padre Fernando Torres y el Padre Rodrigo Aguilar, a quienes agradezco, muy sentidamente, toda su disponibilidad y esfuerzos.

¿Cuáles son las canciones que están contempladas?

Respecto de los diversos cánticos preparados para la celebración eucarística, la Coral “San José”, se ha esmerado mucho por elegir y ensayar aquellos cantos que hemos considerado los más adecuados, entre muchos otros que también podrían haber estado.

Si bien se cantarán de una forma muy especial, en el sentido que tenemos un gran coro y una gran orquesta, se trata de cantos conocidos por la gente, como: Sumo Dios;Te ofrecemos, oh Señor; Pescador de hombres ;Haz cantar tu vida; Oh, Buen Jesús; Danos tu Paz, Señor; Nada te turbe; Virgen del Carmen Bella, etc.

¿Cómo ha sido esta experiencia para usted? ¿Cuándo vino Juan Pablo II ya era usted sacerdote?

Esta experiencia es, por una parte, una gran bendición y un privilegio, no merecido y, por otra, un gran desafío, por lo que conlleva preparar un acontecimiento de este tipo, sin embargo, lo he asumido confiando en que Dios siempre sabe sacar buenos frutos, aún de instrumentos insuficientes. Además, no estoy sólo en esto, por lo que agradezco a mi Obispo, Monseñor Héctor, por una parte, su confianza y por otra, su apoyo. Agradezco a todos mis hermanos sacerdotes por su preocupación al respecto y de las diversas comisiones que se muestran siempre muy disponibles a cooperar para que todo salga de la mejor manera, para mayor gloria de Dios y para bien de los hermanos que puedan participar.

Ha de saber también usted que, si bien estoy como Encargado de la liturgia para ese día, hay tres sacerdotes más junto a mí: el Padre José Manuel González, el Padre Cristian Rapimán y el Padre Jorge Vidal, quienes con mucha buena voluntad y fraternidad se ponen al servicio de esta misión, también a ellos agradezco su trabajo y fraterno apoyo. Estoy seguro que para ellos también esta responsabilidad significa una gran bendición.

Respecto a lo segundo que me pregunta, yo fui ordenado sacerdote el año 1992, cuando vino el Papa, San Juan Pablo II, el año 1987, yo era seminarista y me dieron la responsabilidad, junto a otros hermanos seminaristas, de distribuir la comunión en la liturgia de ese día. Fue un momento de mucha emoción y de gran profundidad espiritual que siempre he agradecido al Señor.

BIOGRAFIA

Pbro. Patricio Trujillo Valdebenito

Encargado de la Liturgia del Papa en Temuco

El Padre Patricio, nace el Loncoche el año 1966, es el segundo de 4 herma

nos (Alex, Patricio, Mauricio y Paola), hijo de don Felipe y la señora Viviana, ambos actualmente vivos. 

Su niñez la vive, particularmente, en Curacautín y su adolescencia en Temuco. En esta última ciudad comienza una vida más integrada a la Iglesia y, sobre todo, muy cercana a la Sagrada Liturgia. Junto a otros jóvenes de ese tiempo, vibraba ayudando en las Misas que presidía el Padre Marcos Uribe, en la Parroquia del Sagrario, que en ese entonces estaba ubicada en la calle Portales, al lado del correo. El Padre Patricio recuerda: “corríamos ayudando de una Misa en otra, no queríamos perdernos ninguna. Fueron tiempos muy hermosos que modelaron nuestra alma, nuestro corazón,  nuestra entera persona”.

Despierta así su inquietud vocacional, sacerdotal, e ingresa al Seminario San Fidel, un 17 de marzo de 1985 (día de san Patricio), allí realiza ininterrumpidamente sus estudios, primero, de Filosofía y, luego, de Teología.

Desde el segundo año, en el Seminario, comienza a ser el Maestro de Ceremonias del Obispo, por cuanto era conocido su apego a la Liturgia de la Iglesia, la que estudiaba y meditaba con mucho agrado. Al finalizar sus estudios en el Seminario, obtiene el grado académico de Bachiller en Teología.

Monseñor Sergio Contreras es quien lo ordena sacerdote, un 19 de Marzo de 1992, en la Catedral de Temuco, junto al Padre Mario Ross, actual Párroco del Sagrario. Es destinado a trabajar como formador y profesor en el Seminario “San Fidel” y como vicario parroquial en la Parroquia Jesús Obrero, en Pueblo Nuevo.

En 1997, el Padre Patricio, es enviado a realizar estudios de Teología, en la Universidad Gregoriana de Roma. Desde allí vuelve a Temuco a fines del año 1999, como Licenciado en Teología Fundamental.

Actualmente es el Decano del Decanato “Temuco Norte”; Párroco de la Parroquia “Jesús Obrero”; Profesor en el Seminario y la Universidad Católica de Temuco; Capellán de la Facultad de Educación de la misma Universidad y Encargado Episcopal para la Formación de los Diáconos Permanentes y de la Escuela Diaconal.