LA PAZ, ¿SOLO EN SIRIA?