Monseñor Vargas, señaló “estamos llamados a elegir su camino”

DSC06448

El Domingo de Ramos, la Iglesia da inicio  a la Semana Santa, fue así que en nuestra Diócesis de San José de Temuco, cientos de fieles llegaron a todas la parroquias con sus ramitos  de olivo, espigas y romero, para revivir la entrada de Jesús en Jerusalén.

En la capital regional de La Araucanía, monseñor Héctor Vargas, presidió al mediodía esta celebración en la Plaza de Armas de la ciudad de Temuco, para luego en procesión dirigirse hasta el Templo Catedral, cantando y aclamando a Jesús.

En sus palabras, el Obispo de Temuco, señaló que: “agitando las palmas y los ramos de olivo, hemos expresado la alabanza y el gozo, el deseo de recibir a Jesús que viene a nosotros. Del mismo modo que entró en Jerusalén, desea también entrar en  nuestras ciudades y en nuestras vidas”.

Planteó: “nos ha enseñado con el ejemplo,  que nosotros tenemos necesidad de ser alcanzados por su amor, que se vuelca sobre nosotros, no puede ser de otra manera, no podemos amar sin dejarnos amar antes por él, sin experimentar su sorprendente ternura y sin aceptar que el amor verdadero consiste en el servicio concreto”.

En esta Semana Santa, el Pastor diocesano, nos recuerda que Jesús experimenta en su propia piel  la indiferencia, pues nadie quiere asumir la responsabilidad de su destino, “pienso en tanta gente, en tantos migrantes, en tantos prófugos, en tantos refugiados, a aquellos de  los cuales muchos no quieren asumir  la responsabilidad de su destino”.

Recalcó que: “nos puede parecer muy lejano el modo de actuar de Dios, que se ha humillado por nosotros, mientras a nosotros nos parece difícil olvidarnos un poco de nosotros mismos… Cuánto nos cuesta renunciar a alguna cosa por él y por los otros, pero si queremos seguir al Maestro, más que alegrarnos porque él viene a salvarnos, estamos llamados a elegir su camino, el del servicio, de la donación, del olvido de uno mismo”.

Concluyó, invitando  en esta Semana a “mirar  el crucifijo, para aprender el amor humilde, que salva y da la vida, para renunciar al egoísmo, a la búsqueda del poder y de la fama… esta Semana Santa, reconozcámoslo como el Señor de nuestras vidas”.

Ver programa de Semana Santa en www.obispadodetemuco.clDSC06417 DSC06425 DSC06430 DSC06445 DSC06448 DSC06454 DSC06456 DSC06464 DSC06482 DSC06509 DSC06517 DSC06543 DSC06550 DSC06556 DSC06576