Mons. Scicluna se refiere a lo que fue su paso por Chile

Al finalizar su misión pastoral en Chile, Mons. Scicluna, expresó que “ha sido una experiencia hermosa compartir con diversas comunidades, llenas de hombres y mujeres -que aún con sus heridas a cuestas- nos han abierto su corazón y se han dispuesto al diálogo y a iniciar un camino de reconciliación”.

En un encuentro con los medios de comunicación en la sede de las Obras Misionales Pontificias (dependencias de Nunciatura Apostólica), durante la mañana del martes 19 de junio, Mons. Sclicluna se refirió a lo que fue su segunda visita en Chile, y a su estadía en la diócesis de Osorno.

Declaración de prensa

Queridos hermanos:

Al finalizar la “Misión Pastoral” encomendada por el Santo Padre Francisco a Mons. Jordi Bertomeu y a mí, agradezco nuevamente al Pueblo de Dios que peregrina en Chile y a todos sus habitantes su acogida y testimonio.

Ha sido una experiencia hermosa compartir con diversas comunidades, llenas de hombres y mujeres -que aún con sus heridas a cuestas- nos han abierto su corazón y se han dispuesto al diálogo y a iniciar un camino de reconciliación.

Nos han pedido que la Iglesia avance en caminos de verdad, justicia y reparación. Es también lo que nos pide el Santo Padre. Por ello reitero que la invitación a reconocer y admitir la verdad completa, con todas sus dolorosas repercusiones y consecuencias, es el punto de partida para una curación auténtica, tanto de la víctima como del autor de los abusos.

Investigar es un deber de justicia. Necesitamos hacer justicia con las víctimas por el bien del país y también de la Iglesia. Junto con ello hemos señalado que la acogida de las víctimas denunciantes de abusos debe ser un principio rector en los procesos eclesiásticos.

Hemos tenido una misión pastoral con días de Gracia y escucha, donde nos hemos reunido con cientos de personas en la Nunciatura Apostólica en Santiago y en la amada diócesis de Osorno.

Agradecemos por la confianza que han depositado en nosotros tantas personas que nos han solicitado audiencias o enviado cartas. Lamentamos no haber podido atenderles personalmente a todos, y nos comprometemos a responder por escrito a la brevedad a cada una de esas comunicaciones.

Tal como anticipamos, hemos dispuesto que se establezca un servicio de escucha a las personas que nos han escrito y deseen acceder a ello que, además de acogerles, pueda orientarles.

Luego de reunirnos en distintas oportunidades con los miembros del Consejo Nacional de Prevención de Abusos de la Conferencia Episcopal de Chile, hemos estimado oportuno que sean algunos de sus expertos quienes asuman esta tarea transitoria -en nuestro nombre- en el país. Tengo plena confianza en que estas personas, por su preparación, competencia y experiencia, podrán prestar este servicio a la comunidad eclesial. A partir de mañana, ruego a todos los interesados que contacten al servicio de escucha a través del email escuchar2018@gmail.com. También al teléfono 9949-50-519 (nueve, nueve, cuatro, nueve, cinco, cero, cinco, uno, nueve)

Por último, en esta visita pudimos manifestar la particular cercanía del Papa con la Diócesis de Osorno y su querido pueblo, en el signo del servicio y de la comunión, en un contexto de oración, de celebración litúrgica, de mutua escucha y de cordialidad.

Agradezco a todos por tanta buena voluntad, por tanto amor por la Iglesia de Jesucristo y por el deseo de una gran mayoría de una reconciliación verdadera, que no se logra –como ya he dicho- con una misión de pocos días, sino que es un don de Dios que debe ser acompañado por un proceso largo, que requiere paciencia, generosidad, fortaleza y humildad.

Por último queremos agradecer a todos quienes han colaborado en la “Misión Pastoral Osorno”: Al señor Nuncio Apostólico, monseñor Ivo Scapolo; al coordinador de comunicaciones de esta misión, el periodista Sr. Cristián Amaya, junto a su equipo de trabajo; a los servicios de seguridad y logística y a todos quienes han colaborado en la organización y desarrollo de este servicio pastoral. Un saludo particular a los periodistas de medios chilenos e internacionales que han informado a la comunidad con profesionalismo todos estos días.

Antes de finalizar, permítanme repetir un mensaje del venerable siervo de Dios, Francisco Valdés Subercaseaux, primer Obispo de Osorno: “¡Qué felicidad más grande cuando los pueblos saben encontrarse para dialogar y conocerse!”.

“Mi paz les dejo, mi paz les doy”, estas palabras de Jesucristo inspiraron el viaje del Papa Francisco a Chile. Paz y bien para Chile pedimos hoy al Señor, por intercesión de nuestra Señora del Carmen, Madre y Reina de Chile.
Muchas gracias.

+ S.E. Monseñor Charles Scicluna
Arzobispo de Malta
Misión Pastoral Osorno