Monseñor Héctor Vargas, obispo de Temuco:“Lo raro sería que no hubiera manifestaciones, pero el Papa Francisco es un hombre que no tiene problema con la disidencia”

Monseñor Héctor Vargas, obispo de Temuco:

“Lo raro sería que no hubiera manifestaciones, pero el Papa Francisco es un hombre que no tiene problema con la disidencia”

A menos de tres meses de la visita que hará la máxima autoridad de la Iglesia Católica y el Vaticano, el pastor de la diócesis que oficiará de anfitriona da por superadas las complicaciones presentadas con la FACh, detalla en qué se ocupará el millonario presupuesto considerado para la gira papal, cómo se reunirá el dinero, revela algunos pormenores de la organización y se refiere a los contenidos de la misa programada para la jornada.

 

Hace treinta años el Papa Juan Pablo II sorprende a Chile con una extensa visita que considera a cuatro ciudades sureñas: Concepción, Temuco, Puerto Montt y Punta Arenas. Coincidencia o no, dos años después el país vive el plebiscito nacional y, un año más tarde, recupera la democracia con la primera elección presidencial después de 16 años sin participación ciudadana. En enero 2018, el Papa Francisco, el primero de origen argentino, volverá a poner a Chile en la ruta de la Santa Sede y, curiosamente, esta vez, el Pontífice visitará sólo una ciudad de la zona sur: Temuco.

La elección de la capital de la Región de La Araucanía como sede, advierte el obispo de la Diócesis San José, Héctor Vargas Bastidas, no es algo casual. El Vaticano es uno de los Estados mejor informados del planeta y si el Santo Padre ha elegido venir aquí es porque le interesa y lo considera necesario.

Con esta idea de fondo, el pastor diocesano se refiere a lo que será esta nueva gira papal por Chile que considera sólo tres días y tres ciudades (Santiago, Temuco e Iquique). En particular, habla de lo que le toca a La Araucanía, el presupuesto que implicará la gira, la campaña para recaudar fondos, los eventuales contenidos de la misa y la homilía, responde a la posibilidad de manifestaciones y, sobre todo, repara en lo que significa la presencia del Pontífice para una región intercultural y “postergada” como es La Araucanía.

NINGÚN RIESGO

– Obispo, por segunda vez en la historia está programada una visita papal a Temuco, pero se han hecho públicos algunos inconvenientes con la FACh, incluso hasta comienzos de esta semana. La pregunta es ¿corre algún riesgo la celebración de la jornada del 17 de enero de 2018?

– No. No corre ningún riesgo toda vez que esta semana se llegó a un muy buen acuerdo. Al final primó la razón y la buena disponibilidad de todos. Entonces, el Gobierno tomó la decisión de manera definitiva de traspasar el (ex) aeropuerto en los tiempos previstos y de la forma prevista por la comisión organizadora para que se pueda llevar a cabo entonces la visita y la celebración del Santo Padre. Esto nos tiene muy conformes.

– Respecto de la relación con la FACh, hay un hecho puntual que habla de tensiones al menos. Me refiero a la visita inspectiva de septiembre a la que un general impidió el ingreso de la comitiva. Cabe preguntarse ¿el recinto estuvo seguro desde un comienzo?

– Bueno, esto fue un diálogo entre el Gobierno, la Fuerza Aérea de Chile y la Iglesia que duró cerca de dos meses hasta que finalmente el Gobierno decidió que el aeropuerto fuera el lugar donde se acogerá al Santo Padre en Temuco. Eso fue hacia a fines de agosto, ahí quedó claro eso. El tema es que el (ex) aeropuerto es muy grande, entonces en un principio la propiedad que la FACh había destinado para que llevara a cabo la actividad no era justamente la que nosotros solicitábamos. Por estudios topográficos que había hecho Carabineros y especialistas la parte que había pensado la FACh no hacía posible una actividad de estas características. Además, hubiera implicado un trabajo gigantesco de maquinaria para mover toneladas de tierra y material, porque ahí hay unas pequeñas quebradas y también un pozo de lastre. Y hasta entonces la Fuerza Aérea estimaba que igual una parte importante de la pista no podía ocuparse. Argumentaban que debía estar despejada para el funcionamiento de los aviones. Entonces, claro, en esas condiciones era muy difícil poder utilizarlo. Pero bueno, afortunadamente, ya se solucionó.

– El ex aeropuerto Maquehue tendría condición de “recinto castrense”. ¿Sería eso lo que intranquilizaba a la FACh, por temas de seguridad?

– Lo que ocurre es que allí hay dos instancias. Está la base aérea y después está el antiguo aeropuerto. Incluso todos los peregrinos no van a ingresar por la base aérea, sino por el acceso al antiguo terminal, y también estamos preocupados de ver la posibilidad de otros caminos que está analizando Vialidad…

– Se habla de una pasarela provisoria sobre el río, de hecho…

– Sí, y después de la pasarela que levantaría el Ejército, las conversaciones están bastante avanzadas, así que nada de la Fuerza Aérea va a ser ocupado. Nosotros desde un principio dijimos que íbamos a respetar el tema de la base aérea para que ellos estuvieran tranquilos. Ahora, la seguridad como tal, por ser una actividad que involucrará a una cantidad muy importante de civiles, va a estar en manos de Carabineros.

– Para descartar rumores. ¿La FACh participa desde un comienzo en la organización?

– La verdad es que sí. Es decir, apenas se vieron los posibles lugares que podían ocuparse aquí en Temuco para esta actividad, sobre todo para la eucaristía que es la más masiva, revisamos distintos lugares con una comisión que vino de Roma y donde también participó la Municipalidad de Temuco, y al final se decidió que entre los lugares estaba el antiguo aeropuerto, y el intendente, entonces, Miguel Hernández – estoy hablando de tres meses atrás – antes que nada de esto se hiciera público tuvo una reunión con los distintos organismos de seguridad, en la cual participó el comandante de la base, Carlos Krause, por lo tanto desde el primer minuto la Fuerza Aérea tenía conocimiento.

PRESUPUESTO

– Se ha revelado que la visita a Chile implicará un presupuesto de 4 mil millones de pesos. ¿Es real ese monto?

– Ese es el monto que ha estimado la Comisión Nacional de Financiamiento para la visita del Santo Padre. En muchos de los países que él visita, el Estado suele financiar gran parte o casi todo. Bueno, en Chile no es así. En Chile el Estado financia sólo lo que acostumbra financiar cuando viene un jefe de Estado y eso está relacionado prácticamente con temas de seguridad. Eso significa que el financiamiento de la visita del Papa, excepto el tema seguridad y gastos propios de una visita de Estado, que estará a cargo del Gobierno, correrá en forma voluntaria totalmente por cuenta de nosotros los fieles católicos bajo el lema “Papa Francisco, yo lo invito”. Una campaña a la que pueden sumarse todos quienes deseen dar su aporte. En caso de que se produzcan excedentes, los dineros serán destinados en apoyo al trabajo con menores en riesgo social, adultos mayores y migrantes.

– Y ¿en qué invertirán ese dinero?

– Los gastos son para atender directamente a 2 millones de personas. Se estima que los fieles que van a acompañar al Santo Padre en vivo y en directo en Santiago, Iquique y Temuco van a bordear los dos millones de personas. Acoger esa cantidad evidentemente es un gasto. Quienes van a ver al Santo Padre entran gratis y para ello hay que imaginar que se requiere de al menos mil baños químicos, y esos hay que arrendarlos. La otra cosa importante es el agua. Se le va a distribuir agua a todas las personas, gratuitamente. Y para que todo sea ordenado se harán parcelas y para ello se requieren 60 kilómetros de vallas papales. Todo eso entre que se arrienda, se manda a hacer o se compra. Después hay que pagar los traslados, entonces hay que considerar el transporte. Otro gasto alto son las productoras que estarán a cargo de los tres grandes eventos, aunque en Santiago son más. Hay que contratar sonido y pantallas led que son de un costo elevadísimo. Eso implica levantar unas torres enormes y todo tiene que ser inalámbrico por temas de seguridad. Ahora, está la instalación de los medios de comunicación, porque vienen más de 70 periodistas de todo el mundo. Los costos más grandes serán los eventos y el financiamiento es para atender a la gente, de otra manera no se podría hacer. A eso hay que sumar el material para los contenidos que está llegando a las comunidades, colegios y movimientos apostólicos y los spots que saldrán por la televisión abierta. Claro, uno piensa que el Papa viene a hacer una misa y se va, y ¿cómo va a costar tanto? Además, están los voluntarios, los guardias papales que serán 15 mil, 15 mil chiquillos que hay que atender, recibirlos y formarlos previamente. El kit que tendrá cada uno incluye peto, gorro, bloqueador solar, agua y el manual del guardia papal. Esto suma y suma. Y ¿quién gana con esto?

– ¿Quién gana con esto obispo?

– Gana el país porque por las referencias que tenemos de las visitas papales, las ciudades donde él estuvo triplicaron los ingresos respecto de lo que se gastó en la visita. En Temuco, por ejemplo, la hotelería ya está copada. Digo esto para hacer ver que comercio, restaurantes, entretención, hotelería y transporte se verán afectados positivamente por miles de personas. Incluso el alcalde está temeroso que pueda colapsar la ciudad. Pero toda esa gente va a invertir aquí. Entonces, al final, si se habla en términos estrictamente económicos, el beneficio para la Región va a ser muy grande.

– Y ¿qué pasa con la ley para rebajar impuestos a empresas que quieran aportar a la visita del Santo Padre?

– Yo aquí quisiera aclarar el tema, porque para muchos eso significa que los impuestos que iban a ingresar para el bien de todos los chilenos ahora no van a estar para favorecer esta cosa religiosa. Quiero decir que sólo en los impuestos que vamos a tener que pagar por toda la utilización que he dicho antes el monto es superior a los impuestos que se van a rebajar a las empresas. Es decir, tampoco habrá un daño en ese sentido al pueblo de Chile.

VIENE INFORMADO

– Respecto de la organización. ¿Cuántas comisiones se crearon ya y cuántas personas están involucradas en distintas tareas hasta ahora?

– En este minuto, aquí en la diócesis el grupo bordea las 100 personas y las comisiones son: Financiamiento, Guardias Papales, Gestión y Acogida de los Peregrinos, Acogida del Santo Padre (respecto de su alimentación y descanso), la Acogida de los Obispos de Chile y el Extranjero, Gestión y Eventos, y después está Seguridad, porque van a llegar un par de miles de Carabineros extras para colaborar. Ellos a su vez tienen un trabajo de organización enorme. Después, está todo lo que están haciendo las municipalidades de Temuco y Padre Las Casas, y también ha habido algunas conversaciones con el alcalde Freire porque es a su comuna a la que llegará el Papa. Y está la comisión para las Comunicaciones. En fin, hay mucha gente involucrada y para esto se ha tenido que contratar personal y especialistas porque con la pura buena voluntad no hay posibilidad alguna de hacer esto.

– A diferencia de la visita de Juan Pablo II, el Papa Francisco viene a Temuco a presidir una misa. ¿Qué significa esto? ¿Qué diferencias hará en materia de protocolos y posibilidades de acercamiento?

– Bueno, pasa que el Santo Padre va a recorrer muchas calles. O sea, terminada la misa él saldrá en el Papa Móvil, atravesará el puente y recorrerá todo Caupolicán hasta el terminal de buses para que la gente que no pudo asistir a al ex aeropuerto pueda saludarlo. Ahora, este tipo de misa es bien convencional. Nosotros mandamos esquemas al Vaticano y Roma responde. Incluso este lunes vamos a tener la visita de monseñor Rueda, que viene de la Santa Sede con un equipo, justamente, a un chequeo de todo, al cual se va a sumar la intendenta. Entonces, nosotros mandamos propuestas y allá nos dicen sí o no. Aquí hay una negociación.

– Entones la diócesis anfitriona puede sugerir al Vaticano acerca del contenido de la misa…

– Sí, tenemos posibilidades de sugerir, de hecho, se nos pide a nosotros los guiones. En general la Santa Sede es bastante amplia en esto y lo único que le preocupa son los tiempos, que son muy precisos y la misa es la misa, uno no puede cambiarla en su estructura y dentro de esto debemos ver la forma de darle un toque regional y, en lo posible, también intercultural.

– Acerca de los contenidos, ¿es posible que el Papa dentro del esquema de la misa se refiera a las particularidades de La Araucanía y al pueblo mapuche con sus demandas?

– La verdad es que la eucaristía que nos correspondió a nosotros es la ‘misa por el progreso de los pueblos’, que está en el misal romano. Y el Papa ahí hablará. Sus homilías (sermones) son muy breves, rara vez pasa las tres carillas. Ahora, ¿qué temas va a tratar ahí? La Santa Sede tiene información completa de La Araucanía, por lo tanto, el Papa llegará aquí muy bien informado sobre nuestra realidad. De hecho, por eso escogió venir. Él está al tanto de todo (…). Si el Vaticano es uno de los Estados mejor informados. Entonces, con todo eso yo no tengo posibilidad alguna de pautear al Santo Padre ni se me ocurriría. Él no es un hombre para pautearlo, es libre, espontáneo, pero va a llegar con un conocimiento muy cabal. Confiemos que a todos los que estamos aquí y en medio de lo que vivimos nos llene de esperanza.

– Sobre la base de la realidad local lo más probable es que ese día haya algún tipo de manifestación. ¿Cómo enfrentará esto la comisión organizadora?

– Mire, no hay problema. Yo creo que eso es normal y los papas están acostumbrados. Lo raro sería que no hubiera manifestaciones, pero el Papa Francisco es un hombre que no tiene problema con la disidencia, con los que piensan distinto, no tiene problemas con los que no están ni ahí con el evangelio. El Papa siempre ha hablado fuertemente que este es un mundo diverso, plural, y él llama a la tolerancia y al diálogo pensando en el bien común.

– En un sentido amplio, ¿cuál siente usted va a ser el aporte generará la visita del Papa Francisco a Temuco?

– Yo creo que esta es una región en donde nosotros experimentamos bastante orfandad. En ocasiones incluso postergación. En una región donde todos sentimos que estamos con unos temas de fondo que son muy serios, y que está costando tanto poder enfrentarlos y superarlos. Ha costado mucho sentir que se nos está ayudando en esto. No es tan fácil ir adelante (…). Entonces, si uno dijera en este momento a quién podemos acudir, a quién podemos escuchar y nos da confianza, es impresionante cómo la multitud lo sigue en todas partes. Yo creo que el bien que ha hecho el Papa, incluso en naciones de minoría católica, ha sido muy grande. Así que lo necesitamos, necesitamos una presencia así en La Araucanía. Ese día la atención mundial va a estar puesta sobre nosotros, vamos a salir al mundo gracias a él. Entonces su palabra, que es muy autorizada a nivel mundial, nos puede colaborar mucho. Y ojalá nos deje con una gran paz, que la necesitamos urgentemente.

“En un principio la propiedad que la FACh había destinado para que llevara a cabo la actividad no era justamente la que nosotros solicitábamos (…). Afortunadamente, ya se solucionó”.

“La seguridad como tal, por ser una actividad que involucrará a una cantidad muy importante de civiles, va a estar en manos de Carabineros”.

Se estima que los fieles que van a acompañar al Santo Padre en vivo y en directo en Santiago, Iquique y Temuco van a bordear los dos millones de personas. Acoger esa cantidad evidentemente es un gasto”.

“Lo necesitamos, necesitamos una presencia así en La Araucanía. Ese día la atención mundial va a estar puesta sobre nosotros, vamos a salir al mundo gracias a él”.

 

Periodista: Eduardo Henriquez Ormeño.

Domingo 22 de octubre 2017

Diario Austral de Temuco