CENTROAFRICA: “El país amenaza con convertirse en una encrucijada del terrorismo”

????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

 

  • El misionero italiano, Padre Aurelio Gazzera, denunció la profunda y dramática crisis que vive este país: “La comunidad internacional llegará tarde, incluso si actúa con celeridad y autoridad”.
  • La Iglesia está trabajando por la paz y para “reconstruir los corazones”, con la esperanza de terminar con la violencia que azota a este país desde hace más de un año y que ha dejado más de 600 mil desplazados internos y cerca de 100 mil refugiados en países vecinos. 

 

La actual crisis amenaza en convertir a la República Centroafricana en una «encrucijada del terrorismo y el fundamentalismo», advirtió el carmelita italiano Aurelio Gazzera el pasado viernes ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra. «Boko Haram y Al Qaeda se acercan cada vez más», dijo en su intervención el misionero, que desarrolla su labor en este país desde hace 22 años. Calificó el papel de la comunidad internacional de «fundamental». Sin embargo, hasta ahora la comunidad internacional «no ha conseguido hacer cambiar las cosas».

Gazzera ha reivindicado una actuación más efectiva: «Estos últimos meses he asistido al cruel engranaje entre los conflictos étnicos y comunitarios. Esta espiral de la violencia hace huir a la población local, siembra el terror, y esto con una rapidez tal que la comunidad internacional llegará tarde, incluso si actúa con celeridad y autoridad. Demasiado tarde para ayudar a personas desarmadas y poner coto a los armados».

Por el contrario, han tenido éxito diferentes iniciativas locales que median por la paz, por ejemplo en la ciudad de Bozoum, al noroeste del país, donde trabaja el padre Aurelio Gazzera. Allí, el Estado está ausente: «En Bozoum no hay prácticamente ninguna gendarmería o policía; en general, la autoridad de los funcionarios y de las fuerzas de orden es prácticamente nula, pues cuando oyen un rumor de que se han producido ataques se van siempre».

El padre Gazzera creó en diciembre un comité mediador, en colaboración con dos imanes, un pastor protestante y voluntarios procedentes de la población. Gracias a las negociaciones con todos los grupos participantes se ha conseguido «atenuar la violencia de los Seleka (fundamentalistas islámicos)»: esta actividad condujo a que, en enero, los Seleka se retiraran de la ciudad.

Con el objetivo de trabajar en pro de la paz, los miembros del comité mediador «asumieron riesgos».  Gazzera fue abofeteado por rebeldes; le tiraron piedras y dispararon contra él con kalashnikovs; sin embargo, «un puñado de hombres y mujeres consiguieron impedir que miles de rebeldes destruyeran completamente la ciudad de Bozoum». Sobre estos hechos, el carmelita italiano subrayó la necesidad de mantener conversaciones no solo a nivel «alto» de presidentes y gobiernos, sino «sobre todo con los que actúan concretamente sobre el terreno».

El carmelita añadió que el comité —que sigue actuando— ha puesto en marcha un teléfono gratuito en el que se pueden denunciar ataques; además, se ha creado un «comité de sabios», para solucionar los problemas que, a causa de la ausencia de un Tribunal y escasez de personal, corren el riesgo de confiarse a grupos armados.

Gazzera resaltó especialmente el papel de los medios, y sobre todo de Internet: «Suponen un instrumento excepcional para informar y trasmitir noticias. A través de correos electrónicos, blogs y redes sociales hemos creado enlaces muy valiosos, que pueden hacer cambiar las cosas».

A modo de conclusión, dijo: «Lo más importante, a mi modo de ver, es la reconstrucción de los corazones: en la escuela, la formación y la información. También tenemos necesidad de conocimientos. Hay muchas personas de buena voluntad; pero la buena voluntad no siempre es suficiente. Tenemos que comprender qué es lo que ha llevado al país a este precipicio. Debemos conocer y reconocer los errores del pasado, pero también tenemos que analizar la situación para poder inventar y crear un futuro de paz».

Durante la pasada semana, y debido a sus experiencias en la mediación de la paz, Gazzera participó en el «Foro de Oslo», uno de los encuentros de más alto nivel entre mediadores de la paz, que se desarrolló los días 18 y 19 de junio cerca de la capital noruega. En un coloquio-debate con la Presidenta de la República Centroafricana, Catherine Samba-Panza, relató sus experiencias en la mediación.

Por invitación de la fundación Ayuda a la Iglesia que Sufre (AIS), el misionero informó a políticos de la Unión Europea en Bruselas y a diplomáticos acreditados ante la Santa Sede en Roma, sobre la situación en la República Centroafricana durante los pasados meses de abril y mayo.

La crisis en ese país comenzó cuando los islamistas de Seleka tomaron el poder en marzo de 2013, empezando con un “reino del terror”: secuestros, violaciones, ataques y saqueos de casas e iglesias… Los cristianos fueron blanco de los ataques. Aunque Seleka se disolvió oficialmente en septiembre de 2013, sus miembros continúan cometiendo atrocidades, y la formación de la milicia Anti-Balaka ha intensificado la crisis.

Conoce la ayuda de AIS a Centroáfrica y nuestra campaña de oración por la paz en ese país en www.aischile.cl