Jefa de Estado recibe Informe de Comisión Asesora Presidencial de La Araucanía

Monseñor Héctor Vargas, presidente de la Comisión, señaló en la ceremonia de entrega: “Lo sabemos, o hay paz y justicia para todos o difícilmente la habrá para alguien”, e invitó a avanzar en un camino de diálogo en pos del bien común.

 

Este órgano asesor comenzó a trabajar el 7 de julio de 2016 con 20 miembros, representantes del Ejecutivo, comunidad mapuche, Iglesia y sector privado, liderada por Monseñor Héctor Vargas, obispo de Temuco. El objetivo fue desarrollar una hoja de ruta para abordar y dar solución a las principales problemáticas de la zona, recogiendo la visión de todos los sectores involucrados.

Al presentar el documento, monseñor Vargas señaló que “no cabe duda que vivimos en una región herida y fragmenta”, lo que se ha reflejado también en la dificultad del trabajo de esta comisión. Pese a que el obispo reconoció todos los esfuerzos realizados por avanzar en la resolución del conflicto, tanto de parte del Estado como de la sociedad civil organizada, lo cierto es que dichas iniciativas no han tenido los resultados esperados, sentenció.

El presidente de la comisión dijo también que la motivación central de todos los miembros de este organismo es “el anhelo de poder llegar a construir a futuro una cohesión social tal que nos permita finalmente vivir en paz, en el pleno respeto a la vida, dignidad e identidad de cada uno” y agregó que para lograr esto es indispensable la reconciliación. “Lo sabemos, o hay paz y justicia para todos o difícilmente la habrá para alguien”.

En relación al documento propiamente tal, monseñor Vargas dijo que la búsqueda del bien común y el diálogo son los dos valores que están en la base de las propuestas que hoy entregaron a la Presidenta Bachelet. “La Invitación es a insistir y fortalecer en la multiplicación de instancias plurales y multisectoriales de dialogo y trabajo, para nuevos y mayores acuerdos locales. En donde lo propositivo sea siempre el distintivo principal. Nadie que ame verdaderamente esta tierra y su gente podrá sustraerse de un esfuerzo y generosidad similar”.

El informe elaborado fue recibido por la Presidenta Michelle Bachelet, junto a los ministros del Interior y Seguridad Pública, de Hacienda, de la Secretaría General de la Presidencia, y de la Secretaría General del Gobierno.

En la reunión, la Presidenta Bachelet destacó que desde este año hay recursos para un Plan Araucanía y que “en términos financieros la Región ya es una prioridad”.

Asimismo informó que en marzo de este año, el Ministerio del Interior y Seguridad Pública encabezará un comité técnico-político con parlamentarios y monseñor Vargas a fin de elaborar un proyecto de Ley para La Araucanía que recoja lo propuesto por la Comisión, que deberá ser presentado en un plazo de seis meses y que contemple dos grandes tópicos: las bases de un desarrollo integral para todos y la relación entre el Estado y los pueblos originarios.

Ámbitos prioritarios

El informe aborda 11 ámbitos prioritarios que se fijó la Comisión Asesora Presidencial:

– Reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas.
– Representación política especial de los pueblos indígenas en el Congreso.
– Impulsar de manera urgente el Ministerio de Pueblos Indígenas.
– Creación de la Ley Araucanía.
– Dictar un nuevo reglamento que regule los mecanismos de compra de tierras del artículo 20 letra b) de la Ley Indígena.
– Creación de una comisión especial de tierras indígenas.
– Creación de una comisión de reparación de víctimas de la violencia.
– Dictar una ley que crea un fondo permanente de reparación a las víctimas.
– Impulsar Planes de Desarrollo integral en comunidades indígenas, modificando y operativizando la Glosa 10, de ley de presupuesto de Gobiernos Regionales.
– Creación de una Agencia del Agua, que pueda catastrar, planificar, controlar y proponer una estrategia de abordaje sistémico de uso y distribución de este recurso, que derive en una política regional de desarrollo del agua, y un Plan Estratégico Regional de Riego.
– Generar un programa de fortalecimiento de organizaciones y emprendimientos mapuche a través de un Centro de negocios y desarrollo mapuche, dirigidos y operados por profesionales mapuche.