Monseñor Héctor Vargas, Gran Canciller de la UC Temuco, inaugura Año Académico

portada

Autoridades regionales y universitarias fueron parte de los asistentes  a la ceremonia Inaugural del Año Académico 2016 de la UC Temuco, ocasión en la cual el rector, Dr. Aliro Bórquez Ramírez presentó la Cuenta de Gestión de su período de rectorado.

La ceremonia realizada el pasado martes 29 de marzo, comenzó con la Santa Eucaristía, en la parroquia Nuestra Señora de Lourdes, la que presidió el Gran Canciller, Monseñor Héctor Vargas Bastidas, quien reflexionó sobre la esperanza, “… tampoco nosotros encontraremos la vida si permanecemos tristes, sin esperanza y encerrados en nosotros mismos. Abramos en cambio al Señor nuestros sepulcros sellados -cada uno de nosotros los conoce-, para que Jesús entre y lo llene de vida; llevémosle las piedras del rencor y las losas del pasado, las rocas pesadas de las debilidades y de las caídas. El desea  venir y tomarnos de la mano, para sacarnos de la angustia. Pero la primera piedra que debemos remover este tiempo de la Pascua es ésta: la falta de esperanza que nos encierra en nosotros  mismos. Que el Señor nos libre de esta terrible trampa de ser cristianos sin esperanza, que viven como si el Señor no hubiera resucitado y que nuestros problemas fueran el único centro de la vida”.

Agregó que: “La esperanza cristiana es un don que Dios nos da si salimos de nosotros mismos y nos abrimos a él. Esta esperanza no defrauda, porque el Espíritu Santo ha sido infundido en nuestros corazones… El Señor está vivo y quiere que lo busquemos entre los vivos, especialmente entre los pobres, los que sufren, los excluidos, los discriminados, los privados de libertad, los enfermos, los que yacen postrados al borde de los caminos de la vida”.

El Gran Canciller, instó para hacer memoria de las palabras de Jesús, hacer memoria de todo lo que él ha hecho a lo largo de toda nuestra vida. “No olvidemos su Palabra y sus obras, de lo contrario perderemos la esperanza y nos convertiremos en cristianos sin esperanza; hagamos en cambio memoria del Señor, de su bondad y de sus palabras de vida que nos han conmovido; recordémoslas y hagámoslas nuestras, para ser centinelas del alba que saben descubrir los signos del Resucitado, en nuestra familia, sociedad, universidad”.

Además, Monseñor Héctor Vargas, hizo hincapié en “poner en las manos del Señor no sólo la vida, la esperanza y el caminar de nuestra Universidad, sino que de todas las personas que forman esta gran comunidad; pero por sobre todo, por los estudiantes, para que puedan construir un verdadero proyecto de vida, no sólo una carrera, sino que puedan realizarse y desarrollarse íntegramente en lo largo de su camino”.

“Querida comunidad universitaria, ¡Cristo ha resucitado! Y nosotros tenemos la posibilidad de abrirnos y de recibir su don de esperanza. Abrámonos a la esperanza y pongámonos en camino; que el recuerdo de sus obras y de sus palabras sea la luz resplandeciente que oriente nuestros pasos confiadamente hacia esa Pascua que no conocerá ocaso”.

Aula Magna de la UC Temuco

Tras la Santa Misa, se dio inicio a la Ceremonia de Inauguración con las palabras del rector de la UC Temuco, Dr. Aliro Bórquez Ramírez, quien en su cuenta de gestión, presentó los desafíos recogidos del comité de búsqueda 2012 – 2016, para luego presentar los resultados en las áreas troncales de desarrollo institucional. De esta manera, abordó el trabajo realizado en las áreas de: Fortalecimiento de la identidad y misión de la Universidad, Gestión y Desarrollo Institucional, Docencia de Pregrado, Investigación y Postgrado, Gestión Administrativa y Financiera, Extensión y Vínculo con el medio, además de destacar el trabajo de la RED UCT y Fundación La Frontera.

Considerados como hitos institucionales, el rector Bórquez destacó la construcción del Templo Jesús Maestro del Campus San Juan Pablo II, la adjudicación de Convenios de Desempeño, la acreditación institucional y del área de investigación, además de la creación de la vicerrectoría de investigación, entre otros, expresando que: “el cambio más profundo y radical que atravesó esta rectoría, es la instalación de la política de gratuidad para el 50% de los alumnos más vulnerables, que acceden a la educación superior y la profundización a un acceso más inclusivo como lo es el Programa PACE. Ambas políticas son una muy buena noticia y nosotros la acogimos y la valoramos”.

Para finalizar su cuenta, el rector hizo un llamado a: “mantener la senda de esfuerzo y dedicación al proyecto universitario e ir proyectando los nuevos desafíos, pero cada vez a una mayor velocidad de cambio, por las propias necesidades que nos impone la sociedad. El desafío es mantener siempre una mirada a largo plazo e ir preparando a la institución para abordar de buena manera los nuevos escenarios”, cerrando un discurso con un sentido agradecimiento a Dios, al Gran Canciller de la UC Temuco, Equipo Directivo, familia y comunidad universitaria.

Posteriormente, el propio Gran Canciller, se dirigió a los presentes para presentar los desafíos y lineamientos generales de la Universidad para los próximos años.

Comunicaciones Obispado de Temuco y UC Temuco

 

25529420894_66b4bf897f_b 25529465494_9e1f07238e_b 25529479404_c4b1cf2e0e_b 26108232646_6af4a192a2_b 26108250456_cce746fc11_b 26108268886_179fe97085_b 26134148405_ddd1794258_b