Obispo de Temuco celebró Ordenación Diaconal

Ord. Diaconal.

Un gran número de feligreses acompañaron a nuestro pastor, Monseñor Héctor Vargas Bastidas quien al atardecer del miércoles 25 de marzo, ordenó diácono a Juan Carlos Burgos, en una solemne ceremonia en el Templo Catedral de la Diócesis San José de Temuco.

El nuevo diácono, está casado con Marta Constanzo y tiene cuatro hijos, quienes  también el día de ayer muy emocionados, vivieron en familia esta bendición.

Sus inicios en el trabajo pastoral comienzan con la petición de bautismo de sus dos hijos varones, desde entonces se ha desempeñado como catequista, ministro de la Palabra, coordinador parroquial de Liturgia, animador en su Comunidad Eclesial de Base “Jesús Nazareno” de la parroquia La Anunciación del Señor, en la capital regional de La Araucanía.

Ingresó a la Escuela de Diáconos en marzo del año 2007, recibió  el Lectorado de manos de Monseñor Manuel Camilo Vial el 2 de junio del 2008 y el Acolitado en el año 2013. Su lema es “Aquí estoy Señor, para hacer tu voluntad”.

En su homilía, Monseñor Héctor expresó “estamos hoy muy agradecidos de acompañar a este hermano nuestro en la celebración de la Eucaristía, en la cual le conferiremos  el Orden del Diaconado, todo esto es fruto del inmenso amor al Señor que llama algunos para estar con Él, ser discípulo que responde con total disponibilidad para servirlo y seguirle ahí donde Él lo envíe. Agradezco de corazón la presencia de las religiosas, diáconos y sacerdotes presentes, como así mismo a las comunidades de la Parroquia La Anunciación  del Señor en su día de la fiesta patronal a la que cada uno de ustedes que ha peregrinado hasta aquí con la finalidad de compartir el gozo de esta noble Iglesia de Temuco y acompañar a nuestro hermano con su oración, con su fe, con esperanza y caridad”. De igual modo y afecto, monseñor Héctor Vargas entregó su cariñoso saludo a la familia del Diácono, a su esposa e hijos quienes “han tenido el amor y generosidad de acompañar a su esposo y padre en esta bendición tan hermosa de decir que Sí al Señor y de  asumir este compromiso que él asume hoy de por vida”.

Manifestó que la espiritualidad del diácono es esencialmente de servicio,  cuyo modelo por excelencia es Cristo Siervo,… si bien esta espiritualidad pertenece a toda la iglesia, el diácono con su ordenación está llamado en ser en ella ícono vivo de Cristo Siervo… imitando a Jesús, debe llevar la salvación como maestro,… el diácono está llamado a proclamar la Escritura e instruir y exhortar al pueblo de Dios a través de ella, imitando a Jesús, debe santificar al pueblo de Dios”.

La Ordenación Diaconal, posee ritos, es decir, signos y palabras que constituyen en su conjunto el modo por el cual, la Iglesia, en nombre de la Trinidad distribuye los dones espirituales en su comunidad.

En la celebración, tras la solemne oración de las Letanías de los Santos,  fue la imposición de las manos y la oración de consagración por parte de nuestro pastor, monseñor Héctor Vargas, que constituyó el momento de mayor misterio y de presencia del Espíritu de Dios en el rito de consagración.

???????????????????????????????