Sudán del Sur: Testimonio desde la guerra

????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

 

  • Desde mediados de diciembre ese país, el más joven del mundo, vive sangrientos enfrentamientos que han dejado cientos de muertos y miles de desplazados y refugiados.

Desde Juba, la capital, nos escribió el Padre Jacob Odwa Paul, con motivo de la invitación que hizo la Iglesia de ese país para unirse en una “Oración por la Paz”, que comenzó el pasado martes 7 de enero y durará hasta el 16 de este mes.

Todo comenzó con una adoración en las parroquias y luego una procesión desde la Capilla de la Asunción hasta la Catedral, donde se celebró una Misa. Había 48 sacerdotes y dos obispos. La catedral estaba llena.

El Obispo comenzó preguntando a un joven de 11 años por qué la gente estaba ahí. El muchacho respondió: ‘Están orando por la paz porque hay mucha muerte en la ciudad de Juba’. El Obispo agregó que ‘hay una gran cantidad de la muerte, es por eso que estamos aquí, orando por la paz’. Se emocionó hasta las lágrimas y la multitud también. Lágrimas, porque no hay paz en este país.

Necesitamos la paz, porque la gente está muriendo, incluso los niños, enfatizó. El pasaje bíblico fue del Génesis 4:8-10 (Caín mató a su hermano Abel). Hizo una breve reflexión sobre esta escritura, haciendo hincapié en la fraternidad y la hermandad. No somos sinceros con nosotros mismos. ¿Qué está pasando entre nosotros, entre las personas de este país? ¿Dónde está el hermano que tú matas? Estoy escuchando su sangre llorar desde el suelo.

A pesar de esto, no estamos derrotados por la guerra, la muerte, o cualquier mala conducta. Sigamos preguntándonos, ¿dónde está tu hermano?, y ¿dónde está tu hermana en la ciudad de Juba y en el país en general? A través de estos dolores, no nos dirigimos a la muerte, sino a una mejor vida, para bien de la paz y honestidad de este país. Porque Jesús dijo que Él es el Camino, la Verdad y la Vida.

‘Si hay alguien entre nosotros que todavía quiera luchar, matar y robar, esa persona está derrotada’- la gente gritó y aplaudió. La esperanza y la victoria en Cristo es de lo que se trata la vida.

Durante la oración de los fieles, la bandera de Sudán del Sur estaba al lado del altar. Había diez personas que representaban los diez Estados de Sudán del Sur. Ellos oraban por el pueblo de ese Estado, para que la paz reine en esa tierra. Cada uno hacía una oración y luego sostenía la bandera de Sudán del Sur. Cuando todo terminó, las personas que estaban en la Iglesia cantaron el himno nacional, mientras los representantes de cada Estado sostenían juntos la bandera. FUE REALMENTE EMOCIONANTE.”