Para que nuestro país tenga una mirada inclusiva hay que partir por la educación

mos
El Seminario sobre Ley de Educación marca la finalización de la Jornada de Vicarios y Encargados de Educación celebrada por tres días en la ciudad de Santiago.

A la actividad organizada por el Área Educación de la Conferencia Episcopal de Chile (CECh) y la Federación de Instituciones de Educación Particular (FIDE), llegaron diversos representantes de las diócesis del país a conversar sobre los efectos que la implementación de la reforma educacional puede tener en los colegios administrados por la Iglesia.

En su saludo inaugural, Mons. Héctor Vargas, presidente del Área Educación de la CECh, destacó la importancia de que nuestro país desarrolle una mirada más inclusiva, y que para lograr esto es necesario partir por la educación.

En su discurso hizo hincapié en la participación que la Iglesia ha tenido desde el comienzo del proceso de reformas que se están llevando a cabo en Chile en lo relativo a esta materia, y cómo la inclusión es también uno de los grandes temas de la educación católica a nivel mundial.

Rafael Silva, director del Área Educación de la CECh, señaló que la educación es una pasión para la Iglesia, y parte fundamental de la misión evangelizadora. Un reflejo de esto es que el rol de la Iglesia en educación es anterior a la existencia de la República. Es por esta razón que es tan importante que se organicen este tipo de encuentros, ya que el ejercicio de compartir las experiencias y desafíos entre los miembros de las diferentes diócesis permite mejorar.

Durante la jornada se profundizó sobre los desafíos y oportunidades que representa la reforma educacional, desde una mirada global. Para esto se contó con la participación de Sylvia Eyzaguirre, investigadora CEP, y Mario Waissbluth, presidente de Educación 2020.

Oportunidades y desafíos de la Reforma Educacional

Monseñor Vargas manifestó su inquietud por algunos aspectos de la nueva Ley de Educación, pues aunque será un aporte en recursos, resulta preocupante la posibilidad de una excesiva intromisión por parte del Estado, restando con esto, espacios de libertad en los colegios que la Iglesia tiene a su resguardo.

Según Sylvia Eyzaguirre, investigadora del Centro de Estudios Públicos (CEP), lo que se ha denominado como “Ley de Inclusión”, que no es otra cosa que la reforma educacional., a su parecer, dicha reforma está lejos de avanzar en inclusión, pues no existe evidencia empírica que demuestre que el fin al lucro, la selección y el copago se traduzcan en un avance en materia de inclusión.

Por su parte, Mario Waissbluth, presidente de Educación 2020, enfatizó que a su parecer, el principal desafío para mejorar la educación del país, avanzar en inclusión, y con esto, disminuir los niveles de segregación tan marcados en la sociedad chilena es necesario poner el foco en mejorar la calidad de la educación pre-escolar. Además, durante su ponencia hizo un llamado a la Iglesia a terminar con la segregación en los colegios que administra. Rafael Silva reconoció que este es uno de los desafíos más importantes de la Iglesia en su misión pastoral.

Durante el resto de la jornada se expusieron temas relacionados con el modelo de fiscalización para la educación particular y los efectos de la reforma en la educación parvularia.